7 de junio de 2013 / 03:10 p.m.

Grandes inundaciones acechan ahora al norte de Alemania, donde los estados de Brandenburgo y de Baja Sajonia ya toman medidas para defenderse de las masas de agua que amenazan con llegar hasta ellos.

El presidente de la Confederación de Cámaras de Industria y Comercio de Alemania, Eric Schweitzer, declaró al diario Rheinische Post que estima los daños producidos por las actuales inundaciones en 11 mil millones de euros (14 mil 572 millones de dólares).

Los estados que hasta ahora han resultado severamente afectados por las inundaciones demandaron dinero por parte del gobierno federal y de la Unión Europea (UE) para poder reparar los daños en las ciudades y la infraestructura y ayudar a los miles de afectados.

La ministra presidenta del estado de Turingia, la demócrata cristiana Christine Lieberknecht, dijo este viernes en el Bundesrat en Berlín que el dinero que la federación puso hasta el momento a disposición, no es suficiente.

El ministro presidente de Sajonia, Stanislav Tillich, agradeció la ayuda de 100 millones de euros (132 millones 500 mil dólares) del gobierno federal, pero declaró que son insuficientes para llevar a cabo la reconstrucción.

Las aguas del río Elba se desbordaron este viernes en Baja Sajonia pero el nivel del cauce empezó a bajar de acuerdo con los pronósticos, después de haberse elevado en una medida récord. Sin embargo, el estado de alarma permanece vigente.

En la localidad de Mühlberg, en el estado de Brandenburgo, el cauce del Elba alcanzó su punto más alto y se situaba en 9.86 metros en las primeras horas de la mañana. Los diques fueron construidos con una altura de 10 metros para detener las masas de agua.

En la capital del estado germanoriental de Sajonia Anhalt, Magdeburgo, el nivel del cauce del Elba se sitúa en siete metros. Cuando las grandes inundaciones de 2002, éste midió 6.72 metros. Se estima que el punto más alto se alcanzará mañana sábado.

En Anhalt Bitterfeld, las autoridades anunciaron a 10 mil personas que debían abandonar sus viviendas y ponerse a salvo.

El problema en esa localidad radica en que se abrió una grieta en el dique y a pesar de las labores con maquinaria pesada para taparla, el agua sigue escapando, lo que podría causar una fuerte oleada de agua sobre esa ciudad.

Los problemas se multiplican: en el estado germanoriental de Turingia están fluyendo las aguas residuales domésticas de 200 mil viviendas en el río Weisse Elter, contaminándolo. Las inundaciones dañaron la planta depuradora de aguas residuales.

El alcalde de Greizer, Gerd Grüner, señaló que si no se han producido todavía, daños semejantes tendrán lugar en otras localidades afectadas.

Las aguas han dañado en diversas regiones las líneas telefónicas haciendo por el momento imposible su uso.

Diversas asociaciones civiles alemanas lanzaron este viernes llamados para que la gente ayude con donativos a la reconstrucción de, por ejemplo, centro de cuidados maternales y jardines de niños.

Notimex