22 de octubre de 2013 / 01:53 p.m.

Amnistía Internacional exhortó a Estados Unidos a investigar reportes de civiles muertos y heridos por los ataques con aviones no tripulados de la CIA en Pakistán, en un informe dado a conocer el martes que ofrece nuevos detalles sobre las supuestas víctimas de los ataques, entre ellas una abuela de 68 años que pereció cuando estaba en el campo con sus nietos.

Los nietos de Mamana Bibi declararon a la organización de derechos humanos con sede en Londres que la mujer murió en un ataque con misiles el 24 de octubre de 2012, mientras recogía verduras en un terreno de la familia en un territorio tribal de Waziristán, un importante santuario cerca de la frontera con Afganistán. Tres de los nietos de Bibi fueron heridos en el ataque, así como otros que estaban cerca, dijeron las víctimas.

Estados Unidos considera su programa de drones un arma clave en la lucha contra grupos insurgentes que alega cruzan desde Pakistán hasta el vecino Afganistán. Pero la creencia, muy amplia en Pakistán, que los ataque matan a gran número de civiles, provocan resentimiento y complican la capacidad de los dos países para coordinar esfuerzos contra los extremistas, entre ellos al-Qaida.

Un incidente anterior incluido en el informe —que lleva por nombre "¿Qué pasará ahora?' Ataques de EE.UU. con drones en Pakistán"— ocurrió en Waziristán el 6 de julio de 2012. Varios testigos dijeron que varios misiles golpearon a un grupo de hombres reunidos para una cena nocturna después del trabajo, y entonces un asegundo ataque ocurrió contra los que habían acudido a ayudarlos, uno de varios ataques que han afectado a rescatistas, dijo el grupo de derechos humanos.

Testigos y familiares dijeron que un total de 18 peones sin vínculos con grupos extremistas murieron en los ataques, según Amnistía. Oficiales de inteligencia paquistaníes dijeron en ese momento que los muertos eran sospechosos de ser extremistas.

Estados Unidos no respondió a una solicitud de comentario sobre el ataque. El presidente Barack Obama dijo en un discurso en mayo que Estados Unidos no concreta un ataque con drones a menos que exista "una certidumbre casi total de que no afectará a civiles". Pero Amnistía dijo que Estados Unidos mantiene tanto secreto alrededor del programa que no hay forma de decir qué medidas toma para evitar muertes de civiles.

Varias organizaciones han tratado de contabilizar las víctimas civiles en casi 10 años de ataques con drones en Pakistán, entre ellas la página de internet Long War Journal, el grupo de estudios New America Foundation y el Buró de Periodismo Investigativo. Estos grupos indicaron que los ataques han causado la muerte a entre 2.065 y 3.613 personas, indicó el informe. Se piensa que entre 153 y 926 eran civiles.

Amnistía dijo que los ataques descritos en el informe y otros pueden haber resultado en asesinatos ilegales que constituyen ejecuciones extrajudiciales o crímenes de guerra, aunque Estados Unidos insiste en que los ataques son legales.

La organización de derechos exhortó al gobierno de Estados Unidos a cumplir sus obligaciones bajo las leyes internacionales mediante la investigación de las muertes documentadas en el informe y ofrezca a las víctimas "una compensación total".

Los ataques con drones de Estados Unidos crean un precedente peligroso "que otros estados pueden tratar de explotar para evitar hacerse responsables de sus propios asesinatos ilegales", dijo Amnistía.