20 de agosto de 2013 / 01:31 p.m.

El gobierno de Estados Unidos dejó ayer abierta la posibilidad de suspender ciertas ayudas que benefician directamente al gobierno egipcio en respuesta a la represión militar que desde el miércoles pasado provocó la muerte de al menos 900 personas.

La mayor parte de la ayuda de mil 550 millones de dólares para el año fiscal 2014 se destina a cooperación militar, sin que ésta se vea comprometida por el momento.

De ese monto, 250 millones de dólares están destinados a otro tipo de programas, desde lucha contra la pobreza hasta la modernización de instituciones y el cambio climático.

""En el caso de los programas de asistencia económica que beneficiarán al gobierno estamos revisando caso por caso para identificar si tenemos autoridad para continuar proveyendo fondos o si debemos modificarlos"", informó la vocera del Departamento de Estado de EU, Jen Psaki, asegurando que de las suspensiones quedarán excluidos los fondos a organizaciones sin ánimo de lucro y programas para promover elecciones imparciales, medio ambiente o sanidad.

Mientras, el titular de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, solicitó “una investigación completa” sobre la muerte de 37 detenidos, todos hermanos musulmanes, asfixiados con gas lacrimógeno durante una supuesta tentativa de escape el domingo.

Ban condenó también la emboscada en la que ayer murieron al menos 25 policías en el Sinaí egipcio. Según fuentes médicas, un grupo de asaltantes atacó con cohetes dos minibuses de la policía en el norte de la península del Sinaí, donde se multiplicaron los atentados contra la policía tras la destitución de Mursi.

En tanto, la fiscalía de ese país inició una investigación contra el ex presidente Mursi por su presunta participación en el asesinato y tortura de manifestantes en diciembre de 2012 y amplió su prisión preventiva por otros 15 días.

Pero no se detalló cuál fue el papel del derrocado presidente en los ataques contra manifestantes frente al Palacio de Ittihadiya, en El Cairo.

Mientras, Mohamed Badia, el líder espiritual de los Hermanos Musulmanes, movimiento del que emanó Mursi, fue detenido en un departamento en el distrito de Rabea al Adauiya, en El Cairo, anunció un vocero del Ministerio del Interior.

Agencias