4 de julio de 2013 / 04:05 p.m.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi también dialogaron sobre la situación social, sobre las "principales pruebas que los ciudadanos y las instituciones de Italia y de la Unión Europea está sosteniendo".

 

Ciudad del Vaticano• El papa Francisco analizó hoy, entre otras cosas, la crisis política que ha embestido Egipto en las últimas horas, durante una audiencia privada con el primer ministro de Italia, Enrico Letta.

El encuentro cara a cara -calificado como "cordial" por la sala de prensa de la Santa Sede- tuvo lugar en la biblioteca personal del pontífice, en el segundo piso del Palacio Apostólico del Vaticano, y duró unos 30 minutos.

En el mismo ambos consideraron "algunos temas de política internacional", con una "preocupada atención" a la evolución en el contexto civil e institucional de los países pertenecientes al área del Mediterráneo y de Medio Oriente.

Según precisó el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, en este apartado se incluyó el problema en Egipto, donde la víspera tuvo lugar un golpe de Estado.

Además dialogaron sobre la situación social, sobre las "principales pruebas que los ciudadanos y las instituciones de Italia y de la Unión Europea está sosteniendo", con especial énfasis en la adopción de medidas que creen y protejan la ocupación, sobre todo la juvenil.

"Se insistió en reconocer el concreto aporte que las familias italianas y las instituciones de la Iglesia continúan a ofrecer a la estabilidad del país", indicó una nota de prensa vaticana.

Tras la conversación privada, Letta presentó al líder católico la delegación que lo acompañaba formada por unas 10 personas, entre ellas su mujer Gianna Fregonara y el embajador italiano ante la Santa Sede, Francesco Maria Greco.

Luego se pasó a un intercambio de regalos. El primer ministro obsequió una copia del libro titulado "Los sermones de Santo Tomás", que data del año 1571 y un rosario de madera de olivo, que compró durante un reciente viaje a Tierra Santa.

Por su parte el Papa regaló una pluma preciosa con forma de las columnas del baldaquín de la Basílica de San Pedro, obra de Bernini.

Después despedirse del pontífice, Letta se reunió -también en privado- con el "número dos" de la Santa Sede, el secretario de Estado, Tarcisio Bertone, quien estaba acompañado por el secretario para las Relaciones con los Estados, Dominique Mamberti.

NOTIMEX