LIBERTAD AMPUDIA
4 de junio de 2018 / 06:57 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la primera edición de Mexicana Universal, Andrea Toscano, de Colima, se coronó como ganadora y, ahora, se preparará para representar al país en Miss Universo 2018; la final se llevó a cabo en una velada llena de emociones, llanto y sonrisas.

Brandon Peniche fue el encargado de acompañar a las seis finalistas en el escenario, en espera de que los jueces dieran el resultado final; cada minuto se llenó de tensión, mientras iban anunciado el porcentaje que cada una obtuvo en el voto de los televidentes.

“A las jóvenes les digo, siéntase seguras de que pueden lograr lo que quieran”, destacó en entrevista la ganadora, quien explicó que la nutrición será la causa a promover durante su gira.

Portando un vestido de noche gris con negro, la joven recibió su corona, banda y ramo de rosas, para luego agradecer a la directora del certamen, Lupita Jones, a la producción y el público por convertirla en la primera Mexicana Universal.

“Estoy satisfecha, son testigos de que en cada gala he dado lo mejor de mí. Ahora conozco mis fortalezas y debilidades. Estoy totalmente en blanco, muy agradecida, hoy soy otra mujer, estoy dispuesta a dar todo”, expresó.

Con sólo un punto de diferencia, Aranza Molina, de Tabasco, se llevó el segundo lugar con 23 por ciento; seguida de Maryely Leal, de Sinaloa, con 21; Lupita Valero, de Guerrero, con 17; Nebai Torres, de Jalisco, con 9, y Karely Sandoval, de Zacatecas, con 6 por ciento.

En esta primera edición, el jurado estuvo conformado por Rebecca de Alba, Penélope Menchaca y David Salomón, aunque la decisión final la tomó el público, mencionaron estar de acuerdo con el orden de las ganadoras.

“Las que están en primero y segundo lugar sí eran mis favoritas, pero tenía una disyuntiva; cuando me avisan la decisión del público, me dicen que eran ellas dos y me sentí muy tranquila”, señaló Menchaca antes de inciar el episodio final.

Penélope aprovechó para destacar que el paso de las participantes por Mexicana Universal les servirá toda su vida, hayan ganado o no, mientras que a la seleccionada, lo que vivió en el nuevo formato la prepara como nunca para Miss Universo 2018.

“Yo lo tengo muy claro, no existe el elevador del éxito, la única manera es la escalera y hay que subir escalón por escalón”, sostuvo. “Imagínate que a las participantes las echaron hasta con ratones, las colgaron, yo creo que cuando llegue a Miss Universo y sólo tenga que sentarse y platicar con los jueces, creo que esa parte la van a tomar mucho más relajada”.

jeem