MULTIMEDIOS DIGITAL
23 de diciembre de 2016 / 12:13 p.m.

ESPECIAL.- Este viernes 23 de diciembre es el primer aniversario luctuoso de Don Andrés, importante integrante del programa Acábatelo que por años le hizo el día a miles con su personaje de ‘La Coneja Martha’.

Tras dejar de verse en la pantalla durante algunas semanas, hace un año llegó la triste noticia de que aquel hombre que fue comediante por azares de la vida, maratonista por pasión e inclusive boxeador, había perdido la batalla contra el cáncer de colon.

La tristeza invadió a cientos dentro y fuera de la pantalla. Con homenajes, dibujos y emotivas palabras se despidieron de Don Andrés, a quien hoy siguen recordando con orgullo, pues no solo fue un personaje cien por ciento dedicado a hacer reír a su público, sino también un soñador que siempre luchó por ver cumplir sus metas.

Sus logros

Pocos lo saben, pero Don Andrés fue uno de los deportistas más destacados de Monterrey. Le apasionaba sentir la adrenalina y en 1950 ingresó al mundo del boxeo como ‘El Chimuelo’. Disfrutó sus peleas hasta que un fuerte accidente lo dejó fuera del rin... aunque nunca desistió en seguir practicando algo que le hiciera sacar toda su energía. Su refugio fueron los maratones.

DON ANDRES
Su refugio fueron los maratones. | ESPECIAL

Fueron decenas los que recorrió, y cada medalla ganada la guardaba con felicidad en un futuro presumirlas junto con sus anécdotas. Ese futuro llegó 5 años antes de su muerte, cuando en un reportaje a fondo pudo presumir con orgullo las decenas de metas que cruzó aferrado a su pasión.

Pasaban los años pero nunca su amor a la adrenalina. Con más de siete décadas, Don Andrés seguía corriendo maratones, e inclusive a los 75 se preparó arduamente para un 10k.

Alternando sus hobbies, Don Andrés siempre trabajó duro para que a su familia no le faltara nada.

Antes a disfrutar de la vida en la pantalla se desempeñaba como comerciante en el parque Roma vendiendo las manualidades que su esposa realizaba. En sus momentos de descanso asistía como comensal a la famosa cafetería de Acábatelo, donde poco a poco logró hacer de su nombre todo un personaje esencial en el programa.

Sus ganas de hacer reír al público no tenían límites, y pese a su enfermedad hacía todo lo posible por asistir al programa y disfrazarse de ‘La Coneja Martha’, por lo que su hija Laura lo ayudaba a ponerse el traje rosa.

don andres
Don Andrés amaba su trabajo. | ESPECIAL

En sus últimos días, su familia le recordaba sus ocurrentes frases, con lo que él respondía más muy feliz.

“Él estaba despierto, estaba consciente y yo le estuve diciendo sus frases, sus palabras celebres, y él hacía facciones como de que estaba contento”, narraba en ese entonces su hija.

Así lo recuerdan

Para Mario Bezares Don Andrés fue una persona que siempre llenó de cariño a quienes lo rodeaban.

“Lo recuerdo como un amigo latoso, necio, caprichoso, yo creo que cuando ya llegamos a una edad como que nos volvemos a hacer niños, era muy necio, entonces siempre lo andaba yo regañando siempre le andaba diciendo cosas como niño chiquito […] y lo recuerdo con mucho cariño porque siempre él tuvo mucho cariño para mí, venía y me abrazaba, era muy agradecido”, contó en aquel entonces.

“Aprendí que no tenemos edad para realizar nuestros sueños, no hay edad, no hay obstáculos. Él empezó a sus 73 años con nosotros e hizo lo que él quiso y se divirtió como nunca”, agregó.