8 de mayo de 2013 / 02:39 p.m.

Madrid • El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró esta mañana en el Congreso de los Diputados que la España de hace un año “"no tiene nada que ver con la del año pasado"”, que su Ejecutivo ha detenido la caída, que ha pasado lo peor y que “"el año que viene saldremos de la recesión"”.

En uno de sus discursos más optimista, pero considerado “"irreal"” por la oposición, Rajoy habló en el Congreso, donde informó de la evolución de la crisis económica y de los planes del gobierno para combatirla.

“"La España de hoy tiene poco que ver con la de hace un año; ya no tenemos las manos vacías; ya no sembramos dudas fuera de nuestras fronteras"”, afirmó Rajoy.

Y añadió: “"Ha sido muy duro, pero no ha sido en vano. España está en una situación nueva: más sólida y con más futuro”.

Adelantó que “"continuaremos con la misma política, que es la que da resultados palpables, la que sanea nuestras cuentas, la que nos ha permitido recuperar la confianza internacional y la que sienta las bases más sólidas para un crecimiento estable", ha sentenciado.

Dijo que 6.2 millones de desempleados no merecen políticas erráticas, “"sino esfuerzo, sacrificio y perseverancia"”. “"Estamos aquí para dar una oportunidad los parados y a sus familias"”, añadió.

De acuerdo al presidente del Gobierno, la clave esencial del plan de reformas y del nuevo cuadro de previsiones aprobado por el Consejo de Ministros el pasado día 26, son los 18,900 millones menos de ajuste que España tendrá que hacer este año en virtud del 1.8 puntos de relajo en el objetivo de déficit que ha concedido Bruselas a España.

Presumió que ahora desde la Unión Europea “"se nos exige menos, porque se confía más"”. “"Ahora ya nadie me pregunta si vamos a ser rescatados"”.

El presidente español reafirmado todas las medidas tomadas desde que él dirige el gobierno y criticó el rumbo que llevaba el país bajo el mando de los socialistas.

Con el nuevo escenario planteado, el déficit se situará este año en el 6.3% en lugar del 4.5%, se reducirá al 5.5% en 2014, al 4.1% en 2015 y por debajo del 3% en 2016, aunque el esfuerzo estructural en 2013 será similar al hecho en 2012, de unos dos puntos de PIB, lo que, según Rajoy, asegura el cumplimiento de las obligaciones comunitarias.

“"Tengo un mandato que cumplir: darle la vuelta a la situación y lo haré"”, prometió Mariano Rajoy.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ