23 de febrero de 2013 / 08:37 p.m.

Therán • El Cuerpo de Guardianes de la Revolución iraní ha probado diversas tácticas de guerra "asimétrica" contra una fuerza superior y aviones no tripulados "suicidas" (empleados como proyectiles) en la primera de las tres jornadas de las maniobras que hoy han iniciado en el sureste de Irán.

"Por primera vez, nuestra avanzada fuerza especial de guerra ha llevado a cabo operaciones especializadas", dijo el portavoz de las maniobras, general Hamid Sarjeili, a la agencia local Fars, próxima a los Guardianes de la Revolución, un cuerpo militar integral especial destinado a la defensa del régimen islámico.

Sarjeili también explicó que las Fuerzas de Tierra de los Guardianes, que llevan a cabo estos ejercicios en la provincia suroriental de Kerman, "se han usado aviones no tripulados de reconocimiento y también 'suicidas', capaces de atacar al enemigo y su capacidad operativa está siendo evaluada".

Las aeronaves no tripuladas de los Guardianes "siguen los movimientos de un enemigo hipotético en la zona de las maniobras, mientras unidades de guerra electrónica intervienen las comunicaciones del enemigo", agregó el mando militar.

Estas maniobras de las Fuerzas de Tierra de los Guardianes, denominadas "Gran Profeta 8", están destinadas a probar nuevas armas, equipos y mantener a las unidades participantes listas para el combate, según dijo previamente Sarjeili.

Cada año, las Fuerzas Armadas regulares de Irán, los Guardianes de la Revolución y también las milicias de Voluntarios Islámicos (Basij) llevan a cabo numerosas maniobras en el país para probar su preparación, armamento y equipos, la gran mayoría de producción nacional, dado el embargo de armas impuesto al país por la ONU.

Con frecuencia, las autoridades castrenses iraníes anuncian que la industria militar local ha desarrollado nuevas armas, equipos de alta tecnología, aeronaves, barcos o vehículos terrestres.

EFE