EDUARDO GUTIÉRREZ SEGURA
30 de noviembre de 2017 / 08:49 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La dupla de Win Butler y Régine Chassagne con su pasión, entrega y potencia vocal ganó de forma indiscutible la "lucha a dos de tres caídas" que le dieron al Coloso de Reforma en su tercer visita a Ciudad de México.

En el marco del Infinite Content Tour, Arcade Fire arrancó su concierto con un tributo a la lucha libre nacional, de la que el líder de la banda es admirador.

La noche estuvo marcada por momentos de verdadero frenesí, primero con Win tratando de acercase al máximo a sus fans, los más afortunado de pie frente al escenario, porque esta vez la zona de Preferente lució sin butacas. La energía se desbordó al máximo con cada canción; banda y público mostraban la misma emoción.


La sencillez de Win lo hizo tomar el teléfono de una fan para grabar parte de su interpretación en Reflektor, pero el agradecimiento de los mexicanos fue más allá, al escuchar a Butler decir que gracias a su mancuerna con PLUS1 un dólar de cada boleto vendido en México salvará vidas, revitalizará comunidades y transformará la salud global a través de Partners In Health.

La fiesta que arrancó minutos después de las 21 horas con Everything Now, Sings of Life y Here Comes the Night Time, incluyó la música de un mariachi en los acordes finales de Ocean of Noise, la fusión de la tradición instrumental mexicana se adecuó sin mayor problema al chamber pop canadiense.

Guitarras, panderos, tambores, un violín, una batería y un sintetizador, todo se puso al servicio de provocar pasión hasta las filas más alejadas del escenario, que vibraban con cada pieza, gracias al coro monumental de los 10 mil presentes y sus saltos. "Gracias Mexico, muchas gracias", expresó Win en español.


La explosión de color, luz y sonido incluyó un paseo por toda la zona baja del inmueble de Butler durante Reflektor o abundante humo, mientras las dos pantallas gigantes mostraban un incendio en Creature Comfort, que sirvió de encore.

Cuando los canadienses regresaron para interpretar Put Your Money On Me lo hicieron ataviados con la ya típica chamarra con la leyenda: México Is the Shit, del diseñador Anuar Layón.

Una vez más abajo del escenario, entre la gente Win entonó We Don't Deserve Love, en la recta final del recital, con la ayuda musical de Régine con botellas.

En el apoteósico final el juego de luces cautivó y el Mariachi Príncipes regresó a escena para acompañar a Arcade Fire en "Everything Now" y "Wake Up", tras la que Win Butler, Will Butler, Régine Chassagne, Jeremy Gara, Tim Kingsbury y Richard Reed Parry recorrieron una vez más toda la zona de Preferente para despedirse:

"¡Son geniales, hasta mañana!", dijo el líder.



jeem