27 de octubre de 2013 / 10:22 p.m.

BUENOS AIRES.- Con la presidenta Cristina Fernández alejada de la escena política mientras se recupera de una cirugía en el cráneo, el oficialismo perdía en los cuatro principales distritos electorales de Argentina en unas elecciones legislativas que podrían marcar el principio del fin del kirchnerismo tras una década en el poder.

El oficialista Frente para la Victoria corriente de centroizquierda dentro del peronismo perdía terreno en la provincia de Buenos Aires, que concentra a más del 37% del padrón electoral, y en los distritos de Córdoba, Santa Fe y la ciudad de Buenos Aires frente al peronismo disidente, el socialismo y la centroderecha, según encuestas a boca de urna difundidas por los canales de televisión C5N, Todo Noticias y América.

En la provincia de Buenos Aires, el candidato a diputado del peronismo opositor Sergio Massa se imponía al oficialista Martín Insaurralde, quien fue respaldado por la mandataria en gran parte de la campaña electoral. Se espera la difusión de los primeros resultados oficiales en las próximas horas.

"Ha votado el 75% del padrón", confirmó en conferencia de prensa el ministro de Interior, Florencio Randazzo, quien tiene a su cargo el operativo electoral.

Agregó que los comicios se desarrollaron "sin inconvenientes" y que los primeros datos oficiales se conocerán a partir de las 21:00 horaS.

De confirmarse lo que indican las encuestas a boca de urna, el kirchnerismo, movimiento fundado en 2003 por Néstor Kirchner —antecesor y fallecido marido de Fernández_, quedaría en una posición de mayor debilidad en ambas cámaras del Congreso, que hoy controla gracias además al apoyo de sus aliados, y sin posibilidades de impulsar una reforma de la Constitución para que la presidenta pudiera aspirar a un tercer mandato consecutivo.

Fernández, de 60 años, guarda reposo desde el 8 de octubre luego de una intervención quirúrgica para extraerle un hematoma en el cráneo. Sus médicos dijeron que su evolución es positiva, pero le aconsejaron evitar situaciones de estrés.

Cerrada la opción de un tercer mandato y sin un "delfín" claro, Fernández se verá obligada en los dos años de gobierno que le quedan a convivir con la pelea dentro del peronismo para sucederla.

En estas elecciones se eligen 127 diputados nacionales y 24 senadores.

Massa es alcalde del próspero municipio bonaerense de Tigre y fue jefe de gabinete de ministros de Fernández. A principios de este año rompió con el oficialismo y fundó el Frente Renovador, donde confluyeron muchos peronistas desencantados con el kirchnerismo.

Si Massa se impone sobre su rival oficialista, se perfila como uno de los candidatos para la presidencia en 2015.

En la ciudad de Buenos Aires el casi seguro triunfo del partido de centro-derecha Propuesta Republicana, del alcalde Mauricio Macri, posicionará a este último como otro de los posibles competidores en la carrera presidencial.

AP