7 de agosto de 2013 / 02:42 p.m.

Buenos Aires • La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner cargó ayer en el Consejo de Seguridad de la ONU contra la falta de “eficacia” de ese órgano que preside este mes su país, y pidió “fortalecer” la cooperación entre organismos regionales y Naciones Unidas.

Fernández lideró un debate en la sede del Consejo de Seguridad en Nueva York en el que participaron el titular de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, cancilleres y varias organizaciones del mundo emergente como Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas), la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), la Unión Africana y la Liga de Estados Árabes.

“Tenemos un nuevo mundo. No se puede enfrentar un nuevo mundo y una nueva realidad con viejos métodos porque no nos van a dar una respuesta”, dijo Fernández al pedir “revisar” el funcionamiento de las instituciones de la ONU en general y “en particular el Consejo de Seguridad”, integrado por 15 Estados miembro, de los cuales cinco son permanentes con poder de veto (Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido y China) y diez rotativos, con un mandato temporal de dos años y repartidos de manera geográfica.

Este formato con veto originado en la guerra fría (1945-1990) impide, una resolución consensuada de los conflictos, ya que basta con el rechazo de un miembro permanente para bloquear una iniciativa o resolución.

Durante su discurso, en el que volvió a plantear el reclamo argentino sobre la soberanía de las islas Malvinas, la mandataria recordó cómo la Unasur, creada en 2008, resolvió problemas entre países del área (Colombia y Venezuela), así como conflictos internos (Bolivia y Ecuador).

En ese marco, Kirchner exhortó a explorar “acciones para fortalecer las relaciones bilaterales entre las Naciones Unidas y estas asociaciones”.

El gobierno de Reino Unido, en tanto, respondió a la mandataria argentina que no discutirá con su gobierno la soberanía de las Malvinas por encima de los deseos de los habitantes del archipiélago.

También recordó que los isleños dejaron su postura “inequívocamente clara” en el referendo del 10 y 11 de marzo pasado, cuando 99.8 por ciento de los votantes (todos colonos británicos) dijo sí” a seguir dependiendo de Reino Unido.

La presidenta argentina ya había abordado el tema con el secretario general, Ban Ki-moon, quien recordó que sigue dispuesto a usar sus buenos oficios para intentar solventar la disputa.

AGENCIAS