17 de julio de 2013 / 06:01 p.m.

Washington DC -Baltimore • Ariel Castro, acusado de mantener cautivas a tres jóvenes en Estados Unidos durante más de una década, se declaró hoy no culpable de los casi mil cargos por secuestro y violación que se le imputan. Ante un juez en Cleveland, Castro se declaró no culpable de un total de 977 cargos, 512 de ellos por secuestro y 446 por violación.

El juez mantuvo sobre Castro, de 53 años, una fianza de ocho millones de dólares y pidió repetidamente al acusado, cabizbajo, que levantara la cabeza durante la audiencia. En otra audiencia a mediados de junio Castro ya se había declarado no culpable de secuestro y violación. El acusado también enfrenta dos cargos de homicidio agravado por golpear supuestamente a una de las mujeres y causarle un aborto.

Castro está acusado de mantener en cautiverio, durante más de diez años en su casa de Cleveland (Ohio), a Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, quienes lograron escapar en mayo pasado. Recientemente las tres ex secuestradas publicaron un video en el que agradecieron el apoyo recibido y el respeto a su privacidad.

La noticia de que habían encontrado a las mujeres con vida conmocionó a la zona de Cleveland, donde dos de las víctimas eran muy conocidas tras años de búsqueda. Todas ellas, Berry, de 27 años; De Jesús, de 23, y Knight, de 32, han vuelto a vivir con sus familiares. Berry tuvo durante el cautiverio una hija con Castro que ahora tiene seis años.

Castro está encarcelado desde que fue detenido en mayo y el inicio del juicio en su contra está programado para comenzar en agosto. Sus abogados explicaron hoy que propusieron a su cliente declararse culpable si la fiscalía renuncia a la pena capital.

El acusado se expone a la pena de muerte si es declarado culpable de homicidio agravado por haber puesto fin prematuramente al embarazo de una de sus víctimas, al negarle alimentos y golpearla regularmente.

Castro fue arrestado a principios de mayo, luego de que una de sus cautivas, Amanda Berry, de 27 años, lograra huir de la casa en la que estaba secuestrada junto a otras dos mujeres, Michelle Knight, de 32 años, y Gina DeJesus, de 23. Junto a ellas vivía también la hija de Amanda Berry, Jocelyn, de seis años. Análisis de ADN confirmaron que Castro es su padre.

"Esperamos con impaciencia que este caso se resuelva para evitar a estas jóvenes tener que dar detalles sobre estos horribles hechos al mundo entero", se justificó hoy ante la prensa el abogado de la defensa, Craig Weintraub, ante la prensa, luego de una breve comparecencia del acusado. "Habrá una declaración de culpabilidad o un juicio a partir del 5 de agosto", agregó.

Por el momento, el acta de acusación no estipula formalmente que los cargos contra Castro puedan conducir a la pena de muerte. Pero los abogados de las víctimas indicaron hoy que se "reservan el derecho" de presentar una nueva acta que la incluya. "Continuamos reflexionando", explicó Joseph Frolik, portavoz de la fiscalía.

EFE