AP
2 de junio de 2017 / 10:02 a.m.

NUEVA YORK.— Miguel Bosé no cambiaría por nada sus inicios en la música hace ya 40 años, cuando dice que había entusiasmo, mucha atención y mucho mimo para los artistas por parte de las disqueras.

“Hoy las casas discográficas los están tratado a las patadas y con un enorme desprecio”, mencionó el superastro español. “Por eso han dejado de existir. Han creado su propio suicidio y está bien merecido”.

Bosé habló vía telefónica desde Buenos Aires, donde se encontraba para dar un concierto como parte de su gira Estaré. Este fin de semana tiene previstas actuaciones en Santiago de Chile y próximamente en España, donde recorrerá múltiples ciudades con su espectáculo antes de volver al continente americano para seguir su tour por Estados Unidos y México.

Al reflexionar sobre los cambios que ha atravesado la industria de la música y la forma en que ésta se consume gracias a las nuevas tecnologías, el intérprete de clásicos como “Amante Bandido”, “Te Amaré” y “Los Chicos no Lloran” destacó el poder que hoy tiene el público en sus manos.

“En este momento los aristas van a ser seleccionados directamente por el público. El público decide quién tiene futuro. Lo bueno es que la mayoría de los artistas nacen ya desde la web, desde las redes”, expresó.

Como filántropo, también les pide que no olviden sus raíces y siempre piensen en devolver y dar.

Bosé es uno de los cantautores más famosos de España. Ha lanzado 17 álbumes de estudio, ha vendido más de 30 millones de discos y ha visto más de 70 canciones suyas encabezar las listas de popularidad en América y Europa. Laureado con el Latin Grammy, fue nombrado Persona del Año de la Academia Latina de la Grabación en 2013.

jeem