MULTIMEDIOS DIGITAL
17 de enero de 2017 / 12:14 p.m.

MÉXICO.- La cantante Dulce, quien forma parte del elenco del musical Amor Eterno, aseguró que esta obra pronto volverá a escena.

La producción de Omar Suárez, basada en la música de Juan Gabriel y que fue cancelada porque no fue autorizada por la familia de El Divo de Juárez, cuenta con un elenco de grandes personalidades de la música y la actuación como Lucía Méndez, Ana Bárbara, Ernesto D'Alessio y Dulce, entre otros.

"Según lo he hablado con el productor (Omar Suárez), espera que para febrero ya tenga la situación controlada para volver a abrir el telón", comentó la intérprete.

Agregó que ella sigue en el elenco y sólo espera que les den luz verde para volver al teatro.

"Yo sigo ahí esperando y a la hora que me digan ahí estaré, pues me gusta mucho lo que estoy haciendo en la obra y deseo pronto que el telón vuelva a subir".

Dulce comentó que para ella sería una lástima que todo ese trabajo que se ha hecho no continuara.

"Yo confío en que todas esas familias puedan seguir trabajando en ese proyecto, porque somos muchas personas las que trabajamos ahí".

Sin embargo, la cantante tamaulipeca aceptó no estar enterada de cómo está o va el asunto legal con la familia de Juan Gabriel, respecto a los derechos de usar la música del intérprete michoacano en el musical.

"La verdad no sé nada, pues estuve de vacaciones y sólo fui intermediaria en una cita y de ahí en fuera no sé nada, sólo lo que me comentó el productor".

Respecto al comentario que hizo Martín Urieta sobre la existencia de una carta en la que Juan Gabriel, supuestamente, escribió que no autorizaba a Omar Suárez a usar su música, Dulce dijo desconocer ese documento, pero si existe tal, "que la enseñe, pues hablar es muy fácil, pero si tienen pruebas que las enseñen".

Reiteró que la única información que ella y el demás elenco tienen es que en febrero volverán, desconociendo el día y el lugar.

"Esa es la indicación que tenemos, incluso la gira por Estados Unidos sigue en pie, lo mismo que para Centroamérica, pero primero hay que arreglar la parte legal".