29 de septiembre de 2013 / 07:31 p.m.

Beirut.— El presidente sirio prometió el domingo que cumplirá la resolución de las Naciones Unidas aprobada la semana pasada de desmantelar y destruir el arsenal de armas químicas del país.

El Consejo de Seguridad de las ONU aprobó por unanimidad la semana pasada eliminar el programa de armas químicas de Siria, superando la parálisis que aquejó al Consejo desde que comenzó el levantamiento sirio en marzo del 2011.

En una entrevista con la televisión italiana RAI, el presidente Bashar Assad dijo que su gobierno acordó sumarse a la convención sobre armas químicas, aprobó un plan ruso-estadounidense para eliminar el programa de armas químicas en Siria y respetará sus compromisos.

"Por supuesto que tenemos que cumplirlo. La historia de nuestro país es cumplir todos los tratados que firmamos", indicó el mandatario. "Según todos los capítulos del acuerdo, no tenemos objeción alguna. Por ello hemos decidido unirnos al acuerdo".

Un video de la entrevista fue publicado en la página oficial de la presidencia siria en Facebook.

La resolución de la ONU, aprobada el viernes tras dos semanas de intensas negociaciones, permite el inicio de una misión para eliminar un arsenal de unas 1.000 toneladas de armas químicas del régimen sirio para mediados del 2014. Establece además consecuencias si el régimen de Assad no lo cumple, aunque dependerían de que el Consejo apruebe otra resolución en el caso de incumplimiento.

Por primera vez, el Consejo de Seguridad respaldó además un mapa de la transición política en Siria adoptado en junio del 2012, que establece una conferencia internacional a ser convocada "lo antes posible" para adoptarlo. El secretario general de la ONU Ban Ki-moon fijó para mediados de noviembre la fecha de una nueva conferencia de paz en Ginebra.

El cometido de Assad en un plan de paz de transición ha sido uno de los principales obstáculos. El gobierno dijo que no aceptará todo plan que excluya a Assad, mientras que la oposición indicó repetidamente que no participará en un gobierno de transición que incluya al mandatario.

Assad restó importancia a una pregunta de si asistirá a la propuesta conferencia de paz en Ginebra, indicando que el marco de las negociaciones no es aún claro. Dijo estar dispuesto a dialogar con la oposición política para solucionar la crisis, pero no con los grupos armados que intentan derrocar su gobierno.

"Respecto a los insurgentes", afirmó, "si deponen las armas estaríamos dispuestos a discutir con ellos al igual que con cualquier otro ciudadano".

AP