8 de marzo de 2013 / 02:11 p.m.

Milos Zeman, ex primer ministro socialdemócrata, asumió hoy la presidencia de la República Checa, como undécimo presidente desde la fundación del país en 1918.

La ceremonia de toma de posesión tuvo lugar en la Sala de Vladislao del Castillo de Praga, sede de la Presidencia, en una reunión conjunta de diputados y senadores presidida por la jefa del Congreso, Miroslava Nemcova.

El socialdemócrata Zeman fue elegido en enero presidente, en las primeras elecciones directas celebradas en el país centroeuropeo, y en las que, en la segunda vuelta, se impuso al ministro de Exteriores, Karel Schwarzenberg.

En su discurso inaugural ante 600 asistentes a la ceremonia, dijo querer ser "la voz de los diez millones de ciudadanos no privilegiados (sobre una población de 10,5 millones)".

Resaltó también como una prioridad de su mandato ""tranquilizar y estabilizar la escena política, lo que sin el apoyo de la ciudadanía es imposible"".

Para lograr esa meta ofreció ""el cargo presidencial como lugar de diálogo imparcial, también para otras organizaciones no políticas"".

Por otro lado, acusó a los medios de comunicación de "lavar el cerebro" y manipular la opinión pública.

""Ofrezco mi papel de intermediario y moderador, pero no de juez"", destacó este veterano político de 68 años, y que en su pasado encabezó el Ejecutivo socialdemócrata (entre 1998-2002) y la presidencia de la Cámara baja.

Zeman, quien se calificó de ateo tolerante, acabó su alocución con un oración que recordó el voto del rey Salomón de Israel, en la que pidió "sabiduría" para distinguir entre lo que debe y no debe hacer en su cargo.

Después se dirigió a la catedral de San Vito, para venerar la reliquia del patrón del país, el rey San Venceslao.

EFE