9 de abril de 2013 / 03:57 p.m.

 Al menos 12 personas murieron hoy, entre ellas cinco cascos azules indios y siete trabajadores civiles, en un ataque contra un convoy de Naciones Unidas en Sudán del Sur, informó un comunicado del organismo internacional.

La representante especial de la ONU en Sudán del Sur, Hilde Johnson, explicó en la nota que la emboscada fue perpetrada por un grupo desconocido cerca del campamento de Gumuruk, en la provincia de Jonglei.

El ataque, ocurrido en una zona que es patrullada con frecuencia por la fuerza de paz de la ONU, causó además heridas a al menos nueve cascos azules y civiles.

La Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) está presente en la conflictiva Jonglei para proteger a la población civil y escoltar a los convoy de ayuda humanitaria.

"Este ataque no impedirá a la UNMISS trabajar para proteger a las comunidades vulnerables en Sudán del Sur", dijo Johnson, que subrayó que la fuerza de paz está decidida a "continuar con su labor de apoyo a las autoridades a garantizar la paz".

Por su parte, el Ministerio indio de Exteriores informó con anterioridad de que el ataque causó la muerte de cinco soldados indios de la UNMISS, entre ellos un teniente coronel, y heridas a otros cuatro.

De acuerdo al portavoz indio de Exteriores, Syed Akbarudín, el convoy -escoltado por helicópteros- se dirigía a la capital, Yuba, y fue atacado a primera hora de la mañana local.

La UNMISS tiene mandato del Consejo de Seguridad de la ONU para mantener su misión en el país hasta julio de 2013 con el objetivo de proteger a la población civil y mejorar la seguridad en la nación más joven de África.

El de hoy no es el primer ataque que sufren los cascos azules. El pasado 21 de diciembre, fue derribado por error un helicóptero de la UNMISS en Sudán del Sur, lo que causó la muerte a los cuatro tripulantes.

Sudán del Sur, de mayoría cristiana y animista, se independizó de Sudán, de mayoría musulmana, en julio de 2011 gracias a un acuerdo de paz que había sido firmado en 2005 y que puso fin a décadas de guerra civil.

EFE