16 de enero de 2013 / 02:07 p.m.

 Al menos 83 personas murieron hoy por el ataque del régimen sirio contra la Universidad de la ciudad de Alepo, en el norte del país, en su primer día de exámenes, informó el Observatorio sirio de Derechos Humanos.

Según este grupo opositor, el campus fue escenario de dos explosiones que mataron a 83 personas y causaron heridas a 150 más, aunque la cifra de fallecidos podría elevarse en las próximas horas debido a la gravedad que presentan decenas de heridos.

La Comisión General de la Revolución Siria señaló, por su parte, que unos 60 estudiantes perecieron también a causa de la aviación siria a la Facultad de Arquitectura, ubicada dentro del campus universitario de Alepo. El coordinador de la red opositora Sham en la provincia de Alepo, Mohamed Nur, aseguró a Efe por internet que el número de víctimas asciende a unas 70 personas y 40 heridos.

Nur explicó que la aviación del régimen lanzó dos barriles llenos de explosivos contra la Universidad, donde los estudiantes tenían su primer día de exámenes, después de que los servicios de seguridad cerraran todos los accesos a la zona.

El activista señaló que en el campus universitario están alojados muchos refugiados que han huido de los barrios más conflictivos de la ciudad, escenario de choques entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales.

La agencia oficial de noticias Sana acusó de la masacre a "un grupo terrorista", que de acuerdo con su versión habría lanzado dos proyectiles contra la zona de Al Lirmon, en la Universidad de Alepo, lo que causó varios muertos entre estudiantes y refugiados.

Videos divulgados por los estudiantes muestran el pánico en el edificio universitario. Muchos lloraban, en un escenario marcado por la destrucción de los vidrios de las ventanas y de partes del techo. En un momento se puede ver a un grupo de estudiantes que se aproximan de la puerta de acceso, pero otros gritan que es necesario permanecer en el interior.

Diversos atentados bañaron de sangre a Siria en los últimos meses. Mientras la rebelión armada y la oposición política reclama la salida del presidente Bashar al Asad y el inicio de una transición política, el mandatario ya adelantó que no está dispuesto a dejar el poder, apoyado en un grupo de las Fuerzas Armadas que aún le es fiel.

El gobierno de Rusia, aliado a Asad, consideró hoy que era "imposible" expulsar al actual presidente del poder. Rusia consideró "contraproductiva" la iniciativa de 57 países, organizada por Suiza, para que la Corte Penal Internacional investigue crímenes de guerra en Siria, donde más de 60 mil personas ya perdieron la vida.

La opositora Comisión General de la Revolución Siria denunció, asimismo, que otras 50 personas murieron durante la irrupción de las fuerzas de régimen en la población de Al Hasauiya, en las periferias de la ciudad de Homs (centro).

Ese mismo hecho fue confirmado por el opositor grupo de Comités de Coordinación Local, que señaló que la mayoría de los fallecidos fueron ejecutados por grupos de "shabiha" o milicianos a favor del régimen. Asimismo, el Observatorio informó de que al menos doce personas murieron por los bombardeos del régimen contra la localidad de Al Hula, ubicada en la provincia de Homs.

EFE