AP
6 de octubre de 2013 / 06:00 p.m.

Bagdad .— Atacantes suicidas arremetieron el domingo contra una escuela primaria y una comisaría de policía en una pequeña aldea del norte de Irak mientras otro que iba a pie detonó su carga explosiva entre peregrinos chiíes en Bagdad, matando por lo menos a 27 personas incluyendo niños, dijeron las autoridades.

Los ataques son los últimos de una implacable campaña de asesinatos que ha sido la más cruenta desde el 2008. El creciente número de muertos hace temer que el país entre en una espiral de violencia similar a la de los años siguientes a la invasión del 2003 capitaneada por Estados Unidos que casi se convirtió en una guerra civil.

Las explosiones del domingo comenzaron hacia las 9:30 de la mañana en la aldea chií de Qabak, justo a las afueras de la población de Tal Afar. La zona aledaña a la aldea atacada ha sido desde hace tiempo un reducto de insurgentes sunis y un corredor para los combatientes islamistas que llegan de la vecina Siria.

Uno de los vehículos detonados en la aldea fue dirigido contra una escuela primaria cuando niños de entre 6 y 12 años se encontraban en clase, al mismo tiempo otro atacó una comisaría de policía, dijo el alcalde de Tal Afar, Abdul Aal al-Obeidi.

Entre los muertos figuran 12 niños, el director de la escuela y dos policías. Otras 90 personas resultaron heridas, agregó.

En la aldea residen unas 200 personas, y parte de la escuela de una sola planta se desplomó a consecuencia de la explosión, agregó. Tal Afar se encuentra a 420 kilómetros (260 millas) al norte de Bagdad.

"Nosotros e Irak estamos acosados por al-Qaida", dijo al-Obeidi. "Es una tragedia. Esos niños inocentes estaban aquí para estudiar. ¿Qué pecados cometieron?"

Otro atacante suicida que iba a pie detonó su carga horas después cuando los peregrinos chiíes cruzaban el barrio suni de Waziriya, al norte de la capital iraquí.

Por lo menos 12 personas murieron y 23 resultaron heridas, según la policía y funcionarios de un hospital, que hablaron a condición del anonimato por no estar autorizados a hablar con los reporteros.

Fue el segundo ataque suicida en menos de 24 horas contra controles de seguridad y dirigido a peregrinos chiíes camino de un santuario en el norte de Bagdad, donde están enterrados dos santones chiíes.

Un atacante suicida en el barrio suni de Azamiya, no muy lejos del sitio donde ocurrió el atentado del domingo, mató el sábado por la noche a 51 personas, dijeron las autoridades. Con los atentados del domingo los muertos se elevan a 75.