24 de junio de 2013 / 03:00 a.m.

Pakistán • Extremistas islámicos disfrazados de policías mataron en la noche a 10 alpinistas extranjeros y un guía local durante un atrevido ataque contra un campamento ubicado al pie de una de las montañas más altas del mundo en el norte de Pakistán, informaron el domingo las autoridades.

El Talibán de Pakistán se adjudicó la matanza perpetrada en el campamento base en Nanga Parbat y dijo que fue en venganza por la muerte de un jefe adjunto en un ataque en mayo con un avión teledirigido estadounidense.

Los hechos ocurrieron en una zona por lo general tranquila, a cientos de kilómetros de los principales refugios del Talibán a lo largo de la frontera con Afganistán.

Sin embargo, el grupo extremista, que ha librado durante años una sangrienta guerra de guerrillas contra el gobierno, mostró que tiene capacidad para golpear en casi cualquier parte del país.

Para su ataque, los talibanes secuestraron primero a dos guías locales para que los llevaran al campamento en la montaña Nanga Parbat, en la región remota de Gilgit-Baltisan, dijo el ministro del Interior paquistaní, Chaudhry Nisar Ali Khan.

Uno de los guías murió en el tiroteo y la policía detuvo al otro para interrogarlo. Los agresores llevaban uniformes de los Exploradores Gilgit, una fuerza paramilitar que patrulla la región, dijo Khan.

Unos 15 individuos armados atacaron el campamento alrededor de las 11 de la noche del sábado, dijo el Club Alpino de Pakistán, que habló con el guía local Sawal Faqir, que sobrevivió al ataque.

Los agresores comenzaron a golpear a los alpinistas y les quitaron los teléfonos celulares o satelitales que tuvieran, así como el dinero, dijo el club en un comunicado.

Algunos alpinistas y guías lograron huir del lugar, pero los que no fueron aniquilados a tiros, dijo el club. Faquir pudo esconder un teléfono satelital y lo utilizó después para avisar a las autoridades.

Attaur Rehman, secretario del Interior en Gilgit-Baltistan, dijo que 10 extranjeros y un paquistaní fueron asesinados en el ataque. Las víctimas fatales fueron tres ucranianos, dos eslovacos, dos chinos, un lituano, un nepalés y un chino-estadounidense, según Rehman y operadores turísticos que trabajaban con los alpinistas.

Matt Boland, portavoz interino de la embajada estadounidense en Islamabad, confirmó que un estadounidense estaba entre los muertos pero no precisó si también tenía nacionalidad china.

AP