Manuel Juan Somoza 
4 de agosto de 2013 / 01:59 a.m.

 

La Habana • A once se elevaron hoy los cubanos muertos por beber “alcohol de madera” comprado en el mercado negro, mientras otros cinco, incluida una mujer, se encuentran hospitalizados “en estado grave con peligro para la vida”, informaron hoy las autoridades de salud.

Los muertos e intoxicados han ido en aumento desde que se registraron los primeros casos en la madrugada del 30 de julio en la populosa y humilde barriada de La Lisa, en la zona oeste de La Habana. Este es el mayor caso de intoxicación colectiva registrado en las últimas décadas en Cuba.

En la isla rige un abarcador mercado negro que se nutre de robar al Estado -dueño casi absoluto de la economía durante medio siglo-, y vender a precios más bajos que los oficiales, tanto artículos de uso personal y productos industriales, como alimentos, piezas de recambio y hasta servicios.

El hecho en evolución ocurrió a partir de las ventas realizadas por una mujer -no identificada-, quien obtuvo alcohol metílico de uso industrial de dos empleados que lo robaron del estatal Instituto de Farmacia y Alimentos para revenderlo como si fuera apto para el consumo humano, puntualizó el ministerio de Salud.

El diario oficial Granma dijo hoy que hasta el momento han sumado 84 las personas intoxicadas y 55 de ellas permanecen aún hospitalizadas. Los últimos tres casos fueron diagnosticados el viernes, en una zona apartada del lugar donde se registró el primer brote hace cuatro días.

“El alcohol metílico, o alcohol de madera como se le conoce popularmente, es un producto utilizado como reactivo en laboratorios y centros de investigación, y no es apto para el consumo humano por su alta toxicidad. Su ingestión puede acarrear graves secuelas como la ceguera e incluso la muerte”, reiteró Granma.