MULTIMEDIOS DIGITAL
30 de septiembre de 2016 / 02:23 p.m.

ESPECIAL.- Desde su llegada al país, Roger Waters se ha mostrado accesible con sus fans. El músico ha pasado gran parte de su tiempo en las afueras del hotel donde se hospeda regalando autógrafos a sus seguidores, sin embargo, todo tiene su límite.

Ayer, al percatarse de que el ex integrante de Pink Floyd nunca decía ‘no’, decenas de fans fueron llegando al hotel, sin embargo, con el fin de mantener el orden y cuidar la integridad del músico, su equipo incrementó la seguridad y comenzó a numerar lugares.

Ya había 220 personas acreditadas, pero fue el mismo staff quien decidió reducir la cifra a 110, ésto con el fin de no exponer tanto a Rogers tras las polémicas declaraciones que dio durante su show.

“Lo importante es la seguridad de Roger, pedimos que no se desanimen; como lo ha venido haciendo toda la semana, él estará saliendo los próximos días, a excepción del domingo, pues además es 2 de octubre y no lo expondremos”, dijo parte del staff a un medio nacional.

Pese a la molestia de quienes no alcanzaron su firma, parte de ellos vuelve e acudir al hotel para intentar de nuevo dar con su ídolo.