AP
4 de junio de 2016 / 08:10 a.m.

México.- El reporte del médico forense que realizó la autopsia de Prince llama más la atención por lo que no dice que por lo que dice.

El documento de una sola página señala la causa de muerte como una sobredosis con fentanilo, pero no da pistas para indicar si el músico sufría dolor crónico y buscaba desesperadamente aliviarse, o si llevaba años usando opioides y su hábito se volvió una adicción, o si acaso fue una combinación de ambos.

El espacio en blanco para agregar causas que contribuyeron a su deceso está marcado con un "no aplica". Un espacio para "otras enfermedades graves" también está marcado como "no aplica".

Probablemente las autoridades sepan muchos detalles más de los que están dispuestos a discutir públicamente mientras buscan la fuente del fentanilo que mató a Prince y consideran imputar cargos penales. Por ahora la información incluida en el reporte, junto con lo que se ha señalado sobre los últimos días de Prince, da indicios para una imagen más completa.

Entre esos detalles hay una nota que señala que el cuerpo de Prince tenía cicatrices en la cadera izquierda y en la parte inferior de su pierna derecha. El reporte no lo indica, pero es posible que las cicatrices fueran evidencia de cirugías pasadas por dolor en las articulaciones. Al menos un amigo del músico ha dicho que Prince sufrió por años dolores en la cadera y en la rodilla como resultado de sus atléticas presentaciones en el escenario.

El artista de 57 años, entra bajo el perfil de un paciente con dolor crónico que se vuelve adicto a los opioides de muchas maneras, dijo Andrew Kolodny, director de la organización Physicians for Responsible Opioid Prescribing, que busca reducir la incidencia y la mortandad relacionada a la aducción de opioides al promover prácticas responsables entre médicos.

Los opioides llevan a la tolerancia y algunos pacientes buscan medicamentos más fuertes cuando las dosis iniciales dejan de funcionar.

"Encontramos muchas más muertes por sobredosis entre personas de mediana edad que reciben recetas legales", dijo Kolodny, quien citó un estudio de 2013 sobre 250 muertes. En el estudio la mayoría de las víctimas por sobredosis eran adultos de mediana edad a quienes les habían recetado opioides para el dolor crónico.

Los familiares y seres cercanos a las víctimas dijeron a los investigadores que en el año antes de morir, los pacientes habían empleado mal su medicina, tomando una cantidad mayor a la recetada o usando los medicamentos para drogarse.

Menos de una semana antes de que Prince muriera, su avión tuvo que hacer una parada de emergencia en Illinois durante un vuelo rumbo a Minnesota tras un concierto en Atlanta. The Associated Press y otros medios de comunicación, que citaron fuentes anónimas, reportaron que los rescatistas le dieron al músico un antídoto que se suele usar para revertir sobredosis de opioides.

El fentanilo es un opioide poderoso recetado a pacientes que desarrollan tolerancia a otros narcóticos. También es usado como droga callejera y se vincula a laboratorios en China que producen medicamentos similares para su venta mundial.

La heroína mezclada con el fentanilo es vendida con nombres como "China White" o "Fire".

"Los usuarios lo saben y lo piden por estos nombres", dijo el vocero de la DEA Lawrence Payne.

En el reporte no se indica si Prince usó el producto farmacéutico o la droga callejera. El reporte tampoco señala si se lo recetó un médico o fue obtenido de manera ilegal.

"¿Fue una pastilla? ¿Fue un parche para la piel?", dijo el doctor Yashpal Agrawal del Colegio de Patólogos Estadounidenses. Incluso hay múltiples maneras de sufrir una sobredosis con fentanilo, ya sea aplicándose varios parches o comiéndose uno, dijo Agrawal.

El reporte tampoco dice algo sobre otras drogas que Prince podría haber consumido al momento de morir. Algunos medicamentos por prescripción pueden afectar la forma en la que el fentanilo es procesado en el cuerpo, aumentando su toxicidad, dijo Agrawal.

Algunos consumidores de opioides, ya sea que comiencen como pacientes legítimos o para usar la droga de forma recreativa, se vuelven adictos y pierden control sobre sus dosis. Usan mucho más de lo que les recetan o buscan drogas en el mercado negro.

Otros tratan de comprar drogas visitando a varios médicos hasta que encuentran a uno que les receta opioides.

Al igual que muchos estados, Minnesota tiene un programa de monitoreo para llevar un registro de las recetas de opioides y otros medicamentos de alto riesgo. Su base de datos incluye el nombre de los medicamentos recetados a los pacientes, aunque esos nombres sólo están disponibles para las autoridades por 12 meses, desde el momento en el que las farmacias o los médicos lo registran. Minnesota comparte su información con 21 estados.

Las autoridades pueden acceder a esta información sobre el historial de recetas sobre una persona si tienen una orden judicial.

En el reporte no se indica si el nombre de Prince aparece en la base de datos.