7 de febrero de 2013 / 04:42 p.m.

Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció hoy el deterioro de la situación de los refugiados sirios en Líbano, donde más de la mitad carece de acceso a servicios de salud, y en momentos en que se espera un éxodo mayor de personas.

""El acceso a los servicios de salud que tienen los refugiados sirios en Líbano está muy por debajo del nivel de la ayuda que reciben en otros países vecinos (Jordania, Turquía e Irak)"", dijo a la prensa el director de MSF, Bruno Jochum.

Jochum presentó el informe "Miseria más allá de la zona de guerra", que consiste en una encuesta realizada por MSF entre los refugiados sirios que viven en Líbano, en el que se evidencia que más del 50 por ciento viven en pésimas condiciones.

Además, esos refugiados no cuentan con servicios básicos de salud debido a que el gobierno no ha respondido de manera oportuna a la magnitud de las necesidades y al largo tiempo que toma obtener el registro como refugiado.

En Líbano hay más de 250 mil refugiados sirios, que a diferencia de otros países vecinos de Siria como Turquía, Jordania e Irak, muchos viven al abrigo de familiares o amigos, pero la mayoría se resguardan en edificios públicos, garajes u otro sitio donde encuentren un techo.

""El problema son los miles de sirios que aún no están registrados, quienes no tienen acceso a servicios de salud, alimentos, ni ayuda financiera de ningún tipo porque no están registrados"", indicó.

""Su registro puede llevar de dos a tres meses y debido a esto su condición es extremadamente vulnerable"", denunció.

"La mitad de ellos no cuentan con servicios de salud", subrayó Jochum, quien reconoció que MSF ha escalado sus operaciones y servicios de clínicas móviles en Líbano, pero es imposible darse abasto sin más ayuda del gobierno libanés y la comunidad internacional.

El 52 por ciento de los entrevistados por MSF no pueden pagar el tratamiento de enfermedades crónicas y casi un tercio se ha visto obligado a suspender su tratamiento pues resultaba demasiado caro para continuar.

Está fuera de su alcance la vacunación infantil, surtido de recetas médicas, cuidados prenatales y la atención obstétrica, así como el mantenimiento básico de salud. El problema radica en una combinación de varios factores, explicó.

Indicó que el gobierno de Líbano tardó mucho tiempo en reconocer la situación que enfrentan los refugiados sirios, no fue sino hasta diciembre pasado en que "reconoció que tenía un verdadero problema" en cuanto al flujo importante de sirios buscando cielos seguros.

"El gobierno libanés pensaba que serían pocos por poco tiempo" y evaluó que volverían pronto a Siria, pero ahora se han dado cuenta que este puede ser un largo conflicto y necesitan escalar la ayuda además de tomar medidas concretas a este respecto.

Por otra parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados señaló que debido a la ola de gente que está esperando registrarse, por la falta de personal y por el sistema que implementan resulta poco eficiente poder asistir rápidamente a las familias.

""Solamente los sirios registrados con ACNUR como refugiados, pueden recibir ayuda"", criticó.

En su opinión, ACNUR debería agilizar el registro de refugiados de tal manera que en pocos días puedan recibir asistencia cuanto antes y vivan con cierta dignidad pues son personas que lo han perdido todo, no tienen los medios para subsistir, porque literalmente han dejado todo atrás.

MSF urgió al gobierno libanés y al ACNUR a instalar centros de acogida en la frontera con Líbano porque se necesitan con urgencia refugios colectivos para poder acoger y asistir a los recién llegados.

Estimó que en los próximos meses el flujo de sirios que dejarán su país será mucho mayor. ""Miles y miles van a querer salir"", sentenció.

— NOTIMEX