multimedios digital
15 de mayo de 2015 / 12:31 p.m.

Nueva York.- B.B. King, quien murió este jueves a los 89 años en Las Vegas, fue una de las últimas leyendas del blues, un estilo que interpretaba desde finales de los 40 y que continuó defendiendo en los escenarios hasta su muerte, siempre con su fiel guitarra, "Lucille".

Considerado uno de los artistas más influyentes de todos los tiempos, King se despide de los escenarios con 16 premios Grammy, más de 50 discos en casi 60 años de carrera y temas que marcaron época como "Three O'Clock Blues", "The Thrill Is Gone" y "When Love Comes to Town", su célebre colaboración con los irlandeses U2.

Afectado por nuevos problemas de salud, B.B. King había sido hospitalizado a principios de mes en Las Vegas por una deshidratación, según su hija Patty King.

King llegó a dar hasta 300 conciertos al año y fue el músico de blues que más premios Grammy obtuvo, un total de 15.

B.B. King

Si bien sufría de una diabetes crónica y de una dolencia en las rodillas que no le permitía tocar de pie, King aseguró en una entrevista en 2007 que su "enfermedad" más importante se llamaba "¡Necesito más!", prometiendo tocar "hasta la muerte".

Su manera de tocar la guitarra, con clase, expresivo; su manera de cantar, inspirada en el gospel, influyeron en los más grandes, desde Eric Clapton a George Harrison. En 1989, su música llegó a un público más joven con la gira de U2.

Nunca dejó de cantar y de llevar el blues por bandera. Siempre se le podía encontrar en la carretera, cerca de su público, excepto cuando la salud le jugaba alguna mala pasada, casi siempre relacionada con la diabetes de tipo 2 que sufría desde hace más de 20 años.

Más allá de sus cualidades musicales, B.B. King, condecorado en 2006 con la "Medalla presidencial de la libertad", la más alta distinción civil de Estados Unidos, siempre quiso imponer una imagen positiva del músico de blues, lejos de la droga, el alcohol y la violencia de los guetos.

King se casó en dos ocasiones. Primero con Martha Lee Denton, entre 1946 y 1952, y después con Sue Carol Hall, desde 1958 hasta 1966. El artista deja 14 hijos y más de 50 nietos.