15 de julio de 2013 / 07:14 p.m.

 El ex tesorero del Partido Popular español, Luis Bárcenas, declaró hoy al juez Pablo Ruz que en marzo de 2010 pagó 25 mil euros a Mariano Rajoy, actual presidente del Gobierno de España y que entonces era el líder de la oposición.

Así lo informaron hoy fuentes de la acusación en la investigación en el caso Bárcenas por presunta corrupción consistente en una doble contabilidad del PP y sobresueldos irregulares a destacados miembros de dicha formación política, entre ellos la secretaria general, María Dolores de Cospedal, quien supuestamente habría cobrado otros 25 mil euros.

Bárcenas declaró hoy ante el juez Ruz, quien el pasado 27 de junio ordenó su encarcelamiento incondicional y sin fianza por considerar que existía en riesgo de fuga del extesorero.

Según fuentes jurídicas, Bárcenas sostuvo que un abogado próximo a Cospedal le ofreció 500 euros a cambio de negar una contabilidad B en el partido, de retirar su denuncia por su despido, y de que ayudara a elaborar una coartada a los constructores imputados por donaciones irregulares.

Bárcenas declaró ante el juez Ruz durante casi cinco horas, en las que también habría revelado que hace unos días le visitó un abogado, cuya identidad no ha proporcionado, a la prisión cercana a Madrid en la que está recluido, quien le amenazó con que si confesaba todo lo que sabía, su mujer iría a prisión.

Rajoy salió hoy al paso de las revelaciones de Bárcenas y las peticiones de la oposición para que dimita asegurando que el Estado de Derecho "no se somete al chantaje" y que cumplirá su mandato, que expira en diciembre de 2015.

""Esto es una democracia seria y las instituciones no se someten al chantaje, y a las pruebas me remito"", dijo Rajoy al asegurar que ""aquí hay un gobierno estable que va a cumplir con su obligación" y "que nadie piense que vamos a distraernos de nuestro propósito de transformar el país sacarlo de la crisis"".

Por su parte, el vicesecretario general del PP, Esteban González Pons, criticó al partido socialista (PSOE) -la mayor formación de la oposición- al afirmar que está intentando que Luis Bárcenas le dé "lo que no le dieron los votos de los españoles".

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, debería ser, en opinión de Gónzalez Pons,""más prudente porque no puede hacer el juego a un presunto delincuente frente al Gobierno de España"", al referirse a Bárcenas.

EFE