25 de diciembre de 2013 / 12:21 a.m.

Panamá.- Panamá y Ecuador mantienen tensas relaciones por la disputa sobre la jurisdicción de un barco interceptado en octubre pasado por autoridades del país sudamericano, cargado con 799 kilogramos de cocaína.

Las diferencias llevaron las relaciones diplomáticas a su más bajo nivel, al grado que Panamá llamó a consultas a su embajador José Noriel Acosta en Quito desde inicios de diciembre, molesto por lo que considera tardanza de Ecuador en liberar el barco "Doria".

La nave, cargada con 799 kilos de droga, fue capturada por Ecuador el 13 de octubre pasado en aguas internacionales "en violación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de cuyas disposiciones ese país es signatario", según Panamá.

En Ecuador permanecen además los cinco tripulantes de la embarcación, que también reclama Panamá.

El gobierno panameño afirmó que Ecuador trata de vincular la liberación de la nave con eventuales pedidos de Quito sobre la extradición del diputado ecuatoriano Galo Lara, asilado por Panamá desde el 27 de octubre pasado.

Funcionarios panameños se reunieron el mes pasado con la jueza ecuatoriana Gina Zambrano para entregarle la patente de navegación emitida por la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), según la cancillería.

Panamá sostiene que, según el derecho internacional, le corresponde la jurisdicción de la nave al ser interceptada en aguas internacionales.

Ecuador ha rechazado que la tardanza en liberar la nave esté relacionada con una eventual petición para extraditar a Lara, acusado de estar vinculado a asesinatos.

"No hemos puesto nunca como condición que ellos le quiten el asilo a Galo Lara para devolverles el barco, jamás haríamos canje entre alguien involucrado en un asesinato y un barco encontrado con narcotráfico", dijo el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

"Jamás hemos propuesto un canje de delincuentes", sentenció el ministro.

La cancillería panameña evitó esta semana pronunciarse sobre el tema, aunque anunció que el jueves emitirá un pronunciamiento.

Notimex