LIBERTAD AMPUDIA
12 de junio de 2018 / 06:50 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La violencia y el tráfico de drogas que se vive en la frontera de México y Estados Unidos se refleja en la película Sicario: Día del Soldado; para los protagonistas del filme Benicio del Toro y Josh Brolin es un tema serio que debe resolverse en conjunto, pero no es una razón por la que dejen de venir a nuestro país, que, aseguran, guardan cariño.

“La película es de ficción, pero lo que está pasando es verdad y necesita solución, para llegar a la solución hay muchas cosas por hacer; yo creo que hay muchos factores, por ejemplo, legalizar una droga no es lo mismo que legalizar otra, la marihuana no es lo mismo que la heroína”, dijo Del Toro en entrevista.

Luego de subrayar que la violencia conduce a más violencia, dejó en claro que la planificación para combatir este problema necesita la visión de los dos países, no solamente Estados Unidos o México, e incluso deben sumarse las demás naciones americanas.

“Las películas no cambian lo que está sucediendo, pero a lo mejor dejan un poco de conciencia”, añadió a su paso por la alfombra roja de la premier del filme, que se llevó a cabo ayer en un cine capitalino. 

Destacó que no se puede pensar que todos los mexicanos están en un cártel.

“Es importante saber que eso no es un documental, es una película de ficción, muy intensa, pero creo que podemos tener mucha gente hablando sobre ello”.

Sicario 2 trae de vuelta a Alejandro (Benicio del Toro), quien al lado del agente de la CIA Matt Graver (Josh Brolin) luchará contra los cárteles de la droga en la frontera entre México y Estados Unidos, en una guerra que se intensifica por la unión entre narcotraficantes y terroristas.

jeem