23 de mayo de 2013 / 03:47 p.m.

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi encabezó un sistema fraudulento, incluso ya en funciones al frente del gobierno, según las motivaciones difundidas hoy por las que la Corte de Apelaciones de Milán lo condenó a cuatro años de cárcel.

Los jueces, que confirmaron una sentencia emitida en primera instancia en octubre pasado, dijeron que existe ""la prueba oral y documental de que Berlusconi manejó la fase inicial de una enorme evasión fiscal realizada con sociedades off shore"".

Dijeron que fue Il Cavaliere el responsable de crear y desarrollar el sistema ilegal que permitía disponibilidad de dinero separadamente de su conglomerado Fininvest y que servía para alimentar y mantener ilícitamente disponibilidades patrimoniales en cuentas en sociedades off shore en el exterior.

Resaltaron que tales sociedades eran administradas por personas de confianza del propio ex jefe de gobierno.

""No es verosímil que algún dirigente de Fininvest o de Mediaset (la televisora de Berlusconi) haya organizado un sistema como el detectado y, sobre todo, que la empresa haya sufrido por 20 años fraudes por millones de euros sin darse cuenta"", según los magistrados.

La Corte de Apelaciones de Milán confirmó la sentencia del tribunal de primera instancia que en octubre pasado condenó a Berlusconi a cuatro años de cárcel y a la interdicción (prohibición) para ocupar cargos públicos por un lustro al declararlo culpable de fraude fiscal en la compra-venta de derechos televisivos de Mediaset.

""Era absolutamente obvio que el manejo de los derechos, el principal costo para el grupo, era una cuestión estratégica y, por lo tanto, del interés del propietario", dijeron los jueces para justificar la condena en su contra.

Reiteraron que Berlusconi fue el beneficiario real de un complejo sistema que permitió inflar los costos de la compraventa de los derechos televisivos adquiridos por Mediaste y desviar recursos a favor del ex primer ministro.

Sus abogados anunciaron que impugnarán la sentencia ante la Corte Suprema, que debería emitir el veredicto definitivo en los primeros meses de 2014.

Si el máximo tribunal confirma la sentencia, tocará al Senado decidir el destino de Il Cavaliere, que poco probablemente pisaría la cárcel, debido a su edad (76 años) y a la ley del indulto que le condonaría al menos tres años de reclusión.

Sin embargo, si se confirma la prohibición para ocupar cargos públicos perdería su escaño en el Senado y su carrera política terminaría abruptamente.

Notimex