18 de febrero de 2013 / 02:10 p.m.

 Tras cinco años de recibir negativas del gobierno de Cuba para poder salir de su país, la bloguera Yoani Sánchez pudo abordar ayer un avión para iniciar una gira internacional, hecho que fue posible por la reforma migratoria vigente desde el 14 de enero en la isla.

Con el logotipo de su famoso blog Generación Y estampado en su maleta de mano, Yoani Sánchez, de 37 años, franqueó sin mayores problemas el control migratorio del aeropuerto de La Habana para tomar un vuelo rumbo a Brasil, primera escala de un periplo de 80 días que la llevará a una decena de países de Europa y de América, incluido México.

"“Esto será como la vuelta al mundo en 80 días”", bromeó la filóloga en el aeropuerto de la capital cubana, donde llegó desde temprano acompañada de un grupo de familiares y amigos.

Yoani Sánchez, cuya mirada crítica sobre la realidad cubana ha sido reconocida con múltiples galardones internacionales que nunca pudo recoger personalmente, dijo sentirse como en un “sueño” aunque con un “sabor agridulce” por las limitaciones migratorias que persisten en su país.

"“Me siento muy feliz, aunque con esa sensación del corredor de 110 metros vallas que llega agotado, sudoroso y hasta lastimado pero que al final gana la carrera. He ganado una pequeña victoria personal, periodística, ciudadana y jurídica”", manifestó.

No obstante, lamentó que la reforma migratoria aún no contempla el hecho de entrar y salir de Cuba como un “"derecho inherente, por el mero hecho de haber nacido en esta isla. Eso es una limitación importante"”.

En los últimos años, la autora de Generación Y ha sido una de las voces que más ha denunciado lo que ella denomina el “absurdo migratorio” de Cuba, donde salir del país legalmente requería del permiso de las autoridades y de engorrosos, caros y restrictivos trámites.

La mayor parte de esas limitaciones han quedado suprimidas con la reforma que entró en vigor el pasado 14 de enero y ahora sólo es necesario tener el pasaporte en regla y el visado que exija el país de destino para viajar al extranjero.

Sin embargo, se mantienen algunas restricciones ya que, por ejemplo, se pueden denegar pasaportes por razones de “interés público” o “seguridad nacional”, y para determinados profesionales considerados “vitales” para el país todavía es necesario un permiso especial de las autoridades.

— AGENCIAS