25 de agosto de 2013 / 05:33 p.m.

San Francisco • Un ejército de bomberos seguía luchando anoche contra un enorme incendio que arrasa las cercanías del Parque Natural Yosemite en California (oeste), amenazando miles de casas y extendiéndose al vecino estado de Nevada, según autoridades.

El incendio, llamado Rim Fire  (anillo de fuego), duplicó su extensión en 24 horas y redujo a cenizas más de 50 mil 800 hectáreas de vegetación. Ayer, solo estaba controlado en cinco por ciento, según el sitio oficial de información sobre incendios Inciweb.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el viernes estado de emergencia en San Francisco, mientras las llamas se hallaban a menos de seis kilómetros del embalse del cual proviene 85 por ciento del agua para esa ciudad.

San Francisco se encuentra a unos 315 kilómetros al oeste del incendio y obtiene buena parte de su suministro de energía eléctrica de la región afectada por las llamas.

Nuevos daños podrían provocar alteraciones en el abastecimiento de electricidad y agua de la ciudad.

Unos 2 mil 600 bomberos luchan contra las llamas con la ayuda de helicópteros y aviones que lanzan agua y productos químicos sobre las áreas afectadas. Cerca de 4 mil 500 viviendas están amenazadas por el fuego, según Inciweb.

También indicó que la escasa humedad en la región y una vegetación extremadamente seca, sumado a fuertes ráfagas de viento que llevan las llamas hacia zonas de difícil acceso por los bomberos, son condiciones favorables para la expansión del incendio.

Las autoridades ordenaron la evacuación de las pequeñas ciudades de Tuolumne y Ponderosa Hills. También cerraron una importante autopista que atraviesa toda la región.

El incendio, cuyo origen se desconoce, se desató el 17 de agosto en el Bosque Nacional Stanislaus, en el condado de Tuolumne, al oeste del Parque Natural Yosemite, una de las principales atracciones turísticas de California.

Las llamas afectan el sector noroeste del parque nacional, cuyas imponentes cascadas y montañas de granito atraen a más de 3.7 millones de visitantes por año. Fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Sin embargo, los campistas en el valle de Yosemite no se ven afectados debido a que el fuego se encuentra a más de 25 kilómetros de distancia, dijo el vocero del Parque Nacional Yosemite al diario LA Times.

El Servicio Forestal describió “de extremo” el potencial de crecimiento del incendio y dijo que debido a las características del terreno, dificultan el trabajo de los bomberos.

 — AGENCIAS