17 de diciembre de 2013 / 05:46 p.m.

Río de Janeiro.- Los bomberos brasileños retiraron hoy al último indio que resistía, encaramado en un árbol, en uno de los edificios aledaños al antiguo Museo del Indio, próximo al estadio Maracaná de Río de Janeiro y que estuvo ocupado desde el domingo y fue desalojado ayer por la Policía.

El indígena, miembro de la etnia Guajajara, resistió durante 26 horas en la cima de un árbol en un área externa conocida como "Aldea Maracaná", el espacio que iba a ser derribado para construir estructuras temporales complementarias para el Mundial de fútbol que albergará Brasil entre junio y julio de 2014 antes de que las autoridades cedieran a diferentes ocupaciones de manifestantes.Dichas estructuras tendrían que transformarse en el Museo del Fútbol, cuya inauguración estaba prevista para antes de los Juegos Olímpicos de 2016.Para evitar la destrucción de los predios que durante muchos años albergaron el Museo del Indio, un grupo de indígenas y manifestantes ocupó la instalación hasta el lunes, cuando 150 policías del grupo de antidisturbios desalojó el espacio.Con la retirada por la fuerza del último de los manifestantes, que fue detenido tras ser obligado a descender del árbol, el espacio quedó totalmente desocupado.Según una nota distribuida ayer por el gobierno regional del estado de Río de Janeiro, el edificio donde estaba situado el Museo del Indio, por ahora, "no será derribado" y pasará por una remodelación para dar lugar al Centro de Referencia de las Culturas Indígenas.

EFE