19 de mayo de 2013 / 06:36 p.m.

La ministra explicó en una rueda de prensa en Brasilia que las mayores aglomeraciones en los cajeros se dieron en las capitales del norte y nordeste y aseguró que las filas hoy se redujeron "bastante".

Río de Janeiro.- El Gobierno brasileño desmintió hoy los rumores sobre el eventual final de su principal programa asistencial, la Bolsa Familia, que ayuda a personas en situación de extrema pobreza, una noticia falsa que anoche provocó carreras a los bancos para intentar retirar los fondos.

Miles de personas hicieron largas colas para intentar retirar los fondos de los cajeros automáticos de estados del norte y noreste de Brasil como Alagoas, Paraíba, Maranhão, Amazonas y Pará además de en algunas ciudades de Río de Janeiro, según informó la ministra Desarrollo Social y Lucha contra el Hambre, Tereza Campello.

La ministra explicó en una rueda de prensa en Brasilia que las mayores aglomeraciones en los cajeros se dieron en las capitales del norte y nordeste y aseguró que las filas hoy se redujeron "bastante".

Campello garantizó que el Gobierno va a mantener los subsidios que paga a 13,8 millones de familias pobres, que suponen la base del programa de erradicación de la miseria que impulsa la presidenta, Dilma Rousseff.

La Policía Federal abrió una investigación para averiguar el origen del rumor, a instancias del ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo.

"No entiendo quién ganaría divulgando eso", dijo la ministra Campello, que rechazó valorar si los rumores pudieran tener un motivo político.

Antes de la comparecencia de la ministra, su despacho desmintió los rumores a través de un comunicado, en el que aseguró que "no hay posibilidad alguna" de que cambien las reglas del programa asistencial, en vigor desde hace diez años.

En otra nota, el banco público que canaliza el programa, Caixa Económica Federal, informó de que el calendario de pagos continúa "normalmente" y "no procede" la información de que el sábado sería el último día para recibir el subsidio.

El Gobierno prevé desembolsar este año cerca de 23.180 millones de reales (unos 11.420 millones de dólares) en este programa, que entrega ayudas de como mínimo 70 reales (35 dólares) mensuales por persona a familias en situación de extrema pobreza.

EFE