EVA GÁNDARA | @EVAGANDARA
5 de febrero de 2017 / 12:03 a.m.

MONTERREY.- Bajo un coro monumental de sus fieles admiradores y una producción inigualable, Caifanes regresó a la Sultana del Norte para brindar una descarga de éxitos.

Fue durante esta noche cuando el público regio pudo disfrutar de la actuación de la legendaria banda de rock en Auditorio Pabellón M.

Saúl Hernández, Sabo Romo, Alfonso André, Diego Herrera y su recién integrado guitarrista, Rodrigo Baills, aparecieron en el escenario como "dioses" logrando conectar desde el primer minuto del show con los miles asistentes que cimbraron el recinto.

"Muchas gracias Monterrey, nos hacen sentir como quinceañeros, es un sueño hecho realidad verlos reunidos a todos ustedes aquí en esta noche", dijo su vocalista.

El concierto, en el que se reunieron varias generaciones, inició al filo de las 21:20 horas con el tema "Los Dioses Ocultos", al que le siguieron otros éxitos, entre ellos "Para que no Digas que no Pienso en Ti", "Te Estoy Mirando", "Antes de que no Olviden" y "Miedo".

Los músicos marcaron la velada al recordar sus inicios en la música, provocando así la nostalgia del público, que no dudó en corear cada una de las canciones.

La euforia de las miles de almas reunidas en el lugar fue de menos a más, consiguiendo hacer de la velada una noche memorable, en donde el sonido del saxofón, bajo, teclados y batería, y la voz de Saúl Hernández, se fundieron en una dosis de energía que mantuvo de pie al público la mayor parte del show.

Clásicos del rock mexicano como "La Célula que Explota", "No Dejes Que", "Afuera", "La Negra Tomasa" y "Mátenme porque me Muero" no pudieron quedar en el olvido.

Luces robóticas y cinco pantallas LED adornaron el espectáculo, en el que la mayoría de los temas estuvieron sincronizados con la producción, para mostrar la pasión que imprimían los músicos sobre sus instrumentos y la interpretación del cantante.

"Quisiera ser Alcohol", "Viento" y "Nubes" también formaron parte del repertorio.