10 de marzo de 2014 / 03:19 p.m.

Monterrey.- Bruno Bichir compartió parte de su experiencia como actor a alumnos de la carrera de Producción de Cine de la Universidad de Monterrey.

Entusiasmado por esta nueva experiencia, el actor mexicano aseguró que este tipo de actividades resultan un verdadero incentivo para aquellos que deseen dedicar su vida al cine.

Aunque con cierta moderación, Bruno Bichir aprovechó este encuentro para reconocer el reciente triunfo de los mexicanos Alfonso Cuarón y Lupita Nyong’o en la pasada edición 86 de los premios Oscar.

De ésta última, el menor de la dinastía Bichir aplaudió la entereza que tuvo frente a los medios de comunicación internacionales para defender el premio Oscar como suyo, y no como el triunfo de una sola nación.

"Tampoco es Miss Actriz para que ella represente a toda una nación, ella representa su interés y en todo caso sería más de África que de Latinoamérica. Qué padre que se llame Lupita y que diga que habla español, pero solamente tiene raíces. Hay gente que se llama así y que no sabe nada de nuestra cultura", dijo el actor.

Sobre las recientes pleitesías que algunos periodistas rindieron a Cuarón sobre el desarrollo como director que tuvo en México, Bichir reveló que la historia es algo diferente a lo que todos conocen pues tanto Cuarón, como otros de sus colegas, resultaron expulsados del CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos).

"Estudiaron en el CUEC pero la historia es que los corrieron. Los corrieron, se fueron o lo que haya sido, a lo mejor daban mucha lata, a lo mejor no cumplieron con las tareas, eran muy rebeldes, vete tú a saber".

Seguro de que Alfonso Cuarón y su equipo continuarán con la buena racha de éxito, Bichir espera que el próximo proyecto resulte, más que impresionante, agradable al gusto intelectual del público.

"No es el espacio, no hay efectos especiales, es el desierto, tiene otras características. Yo creo que le podrá ir increíble pero al final no es el dinero, ahorita se hacen películas con el teléfono. Ahorita ya no importa cuánto cueste, sino cómo quede; el resultado final es lo más importante en las cintas".

Abelardo Luzanía