9 de octubre de 2013 / 02:02 a.m.

Caracas.- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, solicitó hoy ante el Parlamento poderes especiales por un año para dictar leyes sin control legislativo, entre críticas a la "cultura rentista" venezolana, la especulación en el mercado de divisas y las raíces históricas de la corrupción en el país.

"He venido a pedir poderes habilitantes para profundizar, acelerar y dar la batalla a fondo por una nueva ética política", afirmó Maduro a poco de comenzar su discurso.

El presidente dijo que quiere poderes durante un año para combatir la corrupción, "adecentar el país y hacer la revolución económica productiva que sustente la felicidad del pueblo".

"Requerimos de una ley habilitante (...) que nos blinde contra la corrupción y los corruptos", manifestó tras pedir "mano dura", "castigos ejemplares" y aumentos de las penas para enfrentar el problema.

"Se trata de ponerle coto a los abusos de quienes creen que la justicia jamás se hará efectiva", agregó.

Rodeado por los titulares del resto de los poderes del Estado y por todo su gabinete de ministros, el mandatario llamó a construir una "nueva ética socialista" y a revertir "la lógica que hace que la corrupción se reproduzca cada día", luego de señalar que la economía venezolana está siendo golpeada por dificultades.

"Conviene subrayar que la economía venezolana atraviesa una coyuntura especial, toda vez que el aparato productivo del país está siendo impactado de manera muy aguda por una serie de distorsiones como son la especulación, el acaparamiento, el contrabando, el mercado de divisas ilegal", expresó.

El mandatario ocupó gran parte de su discurso en describir las raíces históricas de la corrupción en Venezuela, tras haber anunciado meses atrás que pediría los poderes especiales con el fin de atacar a fondo este problema, que según ha dicho amenaza con "tragarse a la patria" de no ser atacado.

"O lo hacemos hoy, y lo hacemos nosotros, o la corrupción se va a tragar la patria", dijo en un tramo de su discurso, que se extendió durante unas dos horas.

La oposición teme que los poderes especiales terminen siendo usados con otros fines a los pedidos y ya anticipó que votará en contra cuando la propuesta sea discutida en el pleno de la AN.

El chavismo necesita 99 diputados para aprobar los poderes, un quórum que en principio no posee al controlar solo 98 parlamentarios.

"La nueva batalla profunda está comenzando, el enemigo está intacto", dijo Maduro para luego reiterar que "desde el norte" se está gestando una guerra económica contra su Gobierno.

EFE