AP
13 de junio de 2016 / 04:58 p.m.

Orlando.- Christina Grimmie era una cantante extrovertida y vivaracha cuya carrera nació en las redes sociales y ganó impulso en televisión. No se consideraba una persona famosa, no como los jurados del programa "The Voice" en el que compitió, pero tenía unos seguidores que estaban tan entusiasmados con su música como ella.

Kevin Loibl no se le parecía. Mientras Grimmie era una estrella en YouTube, él parecía ser una sombra en la presencia online de la cantante y dejó pocas pistas en Internet.

Aparentemente no había ninguna conexión persona que los uniese hasta la noche del viernes cuando, según la policía, Loibl viajó 160 kilómetros (100 millas) desde su casa en St. Petersburg, en Florida, a una sala de conciertos en Orlando. Allí, baleó a Grimmie mientras firmaba autógrafos a sus seguidores tras una actuación. Después se suicidó de un disparo tras ser derribado por el hermano de la cantante, Marcus.

Grimmie falleció horas más tarde en la madrugada del sábado a consecuencia de las heridas. Millones de personas, muchos más de los que la admiraban por su música, se mostraron sorprendidos y apenados por su muerte.

"Estaba reunida con sus seguidores, firmaba autógrafos y vendía mercancía. Este hombre blanco se le acercó y abrió fuego contra ella", dijo jefe de policía de Orlando, John Mina. "No hay indicios de que él la conociera. Estamos investigando para intentar hallar un motivo para el crimen".

"Tenía una voz realmente potente. Tenía un talento increíble y cantaba desde el corazón", dijo Kaitlin Martin, una seguidora de la artista de 17 años que estaba en el exterior de la sala de conciertos The Plaza Live de Orlando el viernes cuando escuchó sonoros "pops" que procedían del interior.

"Al principio pensamos que eran globos, pero luego vino corriendo personal de seguridad por todas partes, gritándoles a las personas que salieran porque había una persona armada y disparaba. Así que todos comenzamos a correr", dijo Martin, quien viajó desde Brunswick, Georgia, para asistir al concierto. "Fue un caos".

La policía buscaba en el teléfono celular y las cuentas en redes sociales de Loibl cuál pudo haber sido el motivo del ataque, declaró Mina, pero no estaban al tanto de alguna historia de acoso a Grimmie por parte del sospechoso.

El hermano de Grimmie, Marcus, de inmediato derribó al atacante, quien se dio un disparo durante el forcejeo, detalló la policía, que le dio las gracias por evitar que el agresor lastimara a más personas. En el lugar del incidente había unas 120 personas.

"Marcus Grimmie realizó acciones heroicas al intervenir y definitivamente evitó la pérdida de más vidas", dijo Mina.

En la casa de Loibl, en St. Petersburg, alguien dejó una nota en la puerta delantera expresando su "profundo pesar" por la pérdida "a la familia, amigos y seguidores de la talentosa y cariñosa Christina Grimmie". La nota apuntaba que no se realizarían más comentarios. Nadie respondió a la puerta de la vivienda de una planta.

En el lugar de la agresión había agentes de seguridad desarmados que habían revisaron bolsas y mochilas en busca de elementos no permitidos, pero no había detectores de metal ni controles a las personas que entraban al The Plaza Live, comentó el jefe de policía.

Loibl iba armado con dos pistolas, dos cargadores llenos y un cuchillo de cacería, comentó Mina.

Todos los actos previstos en el The Plaza Live quedaron suspendidos hasta nuevo aviso, dijo una portavoz.

Loibl había hecho planes de viaje para llegar solo a Orlando, así como planes para volver a casa, pero no tenía un automóvil, comentó Mina. El jefe de policía no dio más detalles de la investigación.