25 de junio de 2013 / 06:19 p.m.

Un helicóptero de la Fuerza Aérea india que regresaba de una misión de rescate en la zona afectada por las inundaciones en el norte de la India golpeó la ladera de una montaña y cayó a un río el martes, en un accidente que cobró ocho vidas, dijeron funcionarios.

El mal tiempo ha obstaculizado las misiones de rescate en el estado de Uttarakhand, donde se cree que han muerto más de mil personas y miles más permanecen varadas en zonas remotas debido a los deslizamientos de tierra y las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales del monzón. Otros helicópteros de la Fuerza Aérea no pudieron despegar debido a la mala visibilidad, dijo el capitán de grupo Sandeep Mehta.

La Fuerza Aérea ha ordenado una investigación sobre el accidente en la ciudad templo de Kedarnath, dijo Priya Joshi, portavoz de la Fuerza Aérea. Cinco miembros de la tripulación y tres civiles iban a bordo del helicóptero, dijo.

Joshi dijo que 45 aeronaves participaban en las operaciones de rescate y socorro en Uttarakhand.

El jefe de la fuerza, Norman Anil Kumar Browne, aseguró el lunes que se rescataría a todos los sobrevivientes varados en Uttarakhand, pero el mal tiempo y la escasa visibilidad habían obligado a suspender los vuelos de evacuación.

El martes, las autoridades se preparaban para cremar los cuerpos de cientos de personas que perecieron en las inundaciones. Troncos de madera transportados por camiones fueron cargados en aviones de carga de la fuerza aérea y trasladados a Kedarnath para ser usados en un funeral masivo y para cremar a las víctimas de las inundaciones.

Asimismo, los soldados tratan de rescatar a cerca de 5 mil personas que siguen varadas en la ciudad Badrinath ocho días después de que comenzaran las lluvias torrenciales.El ministro del Interior, Sushilkumar Shinde, dijo el lunes que el número de muertos por las inundaciones en Uttarakhand rebasaría los mil.

Hasta ahora, el Ejército ha rescatado aproximadamente a 90 mil personas de cientos de aldeas y pueblos afectados por las inundaciones. Poblados enteros fueron arrasados por los deslizamientos de tierra provocados por las inundaciones. Los caminos fueron arrasados y los enlaces de telecomunicaciones fueron interrumpidos, dejando incomunicadas a muchas partes del estado.

En el poblado de Gauchar, el centro de las operaciones de rescate y ayuda, las autoridades obtuvieron autorización para enviar a una docena de sacerdotes hinduistas a Kedarnath.

Al menos 600 cadáveres fueron encontrados enterrados en sedimentos en los alrededores del templo de Kedarnath, uno de los lugares de peregrinación más venerados del hinduismo.

AP