NOTIMEX
11 de marzo de 2015 / 07:29 p.m.

México.- María Antonieta de las Nieves “La Chilindrina” reveló que durante dos meses cayó en depresión debido al profundo dolor que le causó la muerte de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”, en noviembre pasado, pues quiso mucho al creativo y productor mexicano.

Aunque siempre intentó comunicarse personalmente con él, nunca le pasaron sus llamadas, y si hoy estuviera vivo, aseguró: “lo hubiera apapachado mucho, mucho como a esa persona que tanto quería y que siempre voy a querer”.

La actriz y comediante mexicana dio a conocer que durante los dos meses “no me levanté de la cama porque traía una depresión horrible, me afectó mucho. No sabía si estaba despierta o dormida, veía la televisión sin sonido, cuando venían mis nietos no les hacía caso. No festejé mi cumpleaños, tampoco la Navidad ni el Año Nuevo”.

Ésta es una de las múltiples revelaciones que María Antonieta de las Nieves expone de manera amplia en su libro autobiográfico “Había una vez una niña en una vecindad”, que consta de 350 páginas divididas en 32 capítulos y que lanza a la venta Editorial Planeta.

En prolongada conferencia de prensa, la artista reconocida a nivel internacional por el personaje “La Chilindrina” platicó que en el 2000 comenzó a escribir sus memorias para que sus hijos supieran acerca de la calidad de vida que lleva un actor.

No obstante, dejó claro que Roberto Gómez Bolaños, “la persona que más dinero le ha dado a ganar a la empresa Televisa y abrió las puertas de Latinoamérica”, nunca fue el dueño de “La Chilindrina” sino ella porque le dio vida, la registró y obtuvo los derechos.

El chavo del 8
Los habitantes de la vecindad de 'El Chavo'. | ESPECIAL

Recordó que durante las grabaciones de “El Chavo” y los demás programas, todo el elenco siempre convivió como una gran familia, pero surgieron problemas a causa de envidias y Florinda Meza intervino en muchos asuntos.

“Cuando ya estaba el pleito grande por los derechos, un día encontré en Miami a ‘Chespirito’ y corrí a abrazarlo y darle un beso que él me correspondió inmediatamente. Le dije: ¿‘por qué si nos queremos tanto pasan estas cosas?, y le echó la culpa a la prensa.

La actriz confesó que le gustaría reencontrarse con Édgar Vivar y platicar, pero no con Rubén Aguirre, pues él ya es capítulo cerrado en su vida.

"No soy rencorosa, pero creo que ya aprendí. Me he sentido defraudada durante muchos años y a esta edad no quiero volver a ir al hospital, dos veces estuve con pre-infarto y no quiero caer en un tercero. Fuimos una familia muy bonita los primeros seis años y con ese recuerdo me quiero quedar.