21 de junio de 2013 / 02:14 p.m.

Berlín• La canciller federal de Alemania, Ángela Merkel, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, cancelaron de última hora un encuentro en San Petesburgo, al parecer por desacuerdo sobre un discurso que darían en el marco de una exposición de arte.

La noticia fue inicialmente dada a conocer con cautela pero después fue confirmada por diversos medios alemanes con corresponsales y enviados en San Peterburgo, donde el evento se iba a llevar a cabo.

La canciller federal y el presidente ruso tenían programado inaugurar juntos una exposición de objetos de arte hurtados durante la Segunda Guerra Mundial.

Según la cadena de televisión N-TV se debió posiblemente a un desacuerdo de los líderes acerca de si la canciller federal debía o no pronunciar un discurso en la inauguración de la exposición "Edad de bronce-Europa sin fronteras".

Merkel tenía planeado reiterar la exigencia alemana de que Rusia devuelva las obras de arte que se llevó el ejército soviético como botín de guerra durante la II Guerra Mundial.

La visita era, sin embargo, un evento marginal de las consultas bilaterales entre Alemania y Rusia que tienen lugar este viernes en el marco del XVII Foro Económico Internacional de San Petersburgo (FEISP), en cuya inauguración intervendrán ambos mandatarios.

En esta ocasión, se espera que en su discurso de apertura Putin haga referencia a la agenda de la cumbre del G20, que se celebrará en septiembre en esta misma ciudad.

Merkel y Putin se encontraron ya una vez esta semana con ocasión de la cumbre del G8 en Irlanda del Norte. Se espera que en el curso de las consultas de este viernes aborden temas bilaterales e internacionales.

La situación en Siria es el tema más caliente, tras el anuncio del gobierno de Estados Unidos de armar a los rebeldes sirios, mientras que Rusia se mantiene fiel a su amistad con Damasco.

Esta semana Merkel mantuvo también encuentros bilaterales con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien desde la puerta de Brandenburgo propuso a Rusia reducir, de común acuerdo, sus arsenales nucleares, propuesta que rechazó Putin.

Aún así, la presencia de Merkel en San Patersburgo tiene fines principalmente económicos y fue por la prensa rusa como una muestra del interés de Alemania en incrementar los intercambios comerciales.

En este marco, los empresarios alemanes esperan que Putin anuncie este viernes reformas que apunten a simplificar la burocracia y mejorar el clima para las inversiones extranjeras en el país.

El volumen de los negocios entre los dos países marcó un record en 2012 cuando alcanzó los 73 mil 900 millones de dólares. La atención de Alemania se centró hacia el este en los últimos años, también como consecuencia de la crisis en Europa.

A nivel político, las relaciones entre los dos países siguen tensas. El gobierno alemán criticó abiertamente la involución democrática que vivió el país tras la reelección de Putin como presidente.

NOTIMEX