11 de agosto de 2013 / 03:46 p.m.

Bamako • Los dos candidatos de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Mali, que se celebran hoy, el ex primer ministro Ibrahim Bubakar Keita y el ex ministro de Finanzas Sumaila Cissé, han ejercido su derecho al voto en una jornada marcada por la lluvia y una tímida participación.

Cissé, que no parte como favorito, fue el primero de los dos contrincantes en depositar su voto en un colegio electoral del barrio de Badalabugu.

"Estoy orgulloso de mi país, que ha retomado el camino de la democracia y reencontrado el acuerdo con la naciones", dijo Cissé, que en la primera vuelta de los comicios, celebrada el pasado 28 de julio, quedó en segunda posición con el 19 % de los votos, por detrás de Keita que obtuvo el 49 % de los sufragios.

Cissé, que instó a los malienses a votar masivamente, aseguró también que ya ha aceptado los resultados de la primera cita electoral a pesar de las reservas mostradas por su partido, la Unión por la República y la Democracia.

Keita, que parte como favorito, instó a la serenidad y a la calma de sus seguidores y de todos los malienses, después de depositar su papeleta.

"Nada de provocaciones, no hay que ponerse nerviosos sea cual sea el veredicto de las urnas", dijo Keita en relación tanto a la celebración anticipada de la victoria, que hicieron sus seguidores tras la primera vuelta, como a las críticas de los resultados hechas por los simpatizantes de Cissé.

"Estoy aquí con los líderes de los partidos que han decidido unirse a nuestra lucha sin regateos. Es el apoyo de más de 20 candidatos para quienes la prioridad es Mali", dijo Keita a la prensa en relación con los más de 20 aspirantes que tras la primera cita electoral pidieron el voto a su favor.

Tanto Keita como Cissé ejercieron su derecho a voto en una jornada donde la participación y el entusiasmo de los malienses, al menos en Bamako, no es tan visible en comparación con la primera vuelta, en la que el 49 % de los aproximadamente 6 millones 800 mil malienses censados acudieron a votar.

Para Kasim Traoré, profesor, la baja afluencia que se percibe en las primeras horas se debe a que "votar con lluvia no es fácil" y a que "las mujeres van a votar después de cocinar y finalizar las labores del hogar".

Unas palabras que confirmó Mariam Bembelé, ama de casa, que declaró a Efe que las mujeres comenzarán a dirigirse a los centros de voto por la tarde.

En un colegio electoral del Sector 5 de Bamako, Mustafa Koné se muestra esperanzado sobre el futuro de Mali y las elecciones.

"He venido a cumplir con mi deber de ciudadano para ayudar a Mali a salir de la crisis. No nos queda otra opción, nuestro futuro democrático pasa por la movilización", aseguró a Efe.

El ganador de los comicios deberá continuar con la transición democrática que comenzó poco después del golpe de estado del 22 de marzo de 2012 y con las negociaciones de paz con los rebeldes tuareg que el pasado 18 de junio firmaron un alto el fuego con las autoridades tras año y medio de conflicto armado.

Los colegios electorales malienses abrieron hoy sus puertas a las 8:00 horas (la misma GMT) bajo una fina lluvia en Bamako, que a las 11:00 se volvió más fuerte, y está previsto que cierren a las 18:00 horas.

Unos 6 mil observadores nacionales e internacionales, entre ellos 100 de la Unión Europea, velan por la transparencia, la organización y la buena marcha de los comicios, que han experimentado la introducción de algunas mejoras, como ordenadores y teléfonos en los colegios para facilitar a los votantes encontrar su centro electoral.

Asimismo, las fuerzas de seguridad nacionales así como los cascos azules de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) han reforzado su presencia para garantizar la seguridad de los electores.

 — EFE