RAFAEL GONZÁLEZ
3 de mayo de 2017 / 08:28 a.m.

PUEBLA.- El tenor Plácido Domingo hizo vibrar a los más de siete mil asistentes que se dieron cita en el centro Acrópolis de la capital del estado, donde el espectáculo se dividió en dos actos e incluyó ópera, zarzuela, música clásica y música mexicana.

Tras 15 años, el español volvió a pisar territorio poblano para encabezar un concierto en el que estuvo acompañado por la Filarmónica 5 de Mayo, dirigida por el maestro Eugene Kohn; por la soprano poblana, Rebeca Olvera; el tenor Rame Lahaj y como huésped especial su hijo, Plácido Domingo.

La presentación del ibérico quedará como una marca histórica de la relación del tenor y esta ciudad, especialmente, porque su actuación tuvo fines altruistas, ya que lo recaudado será destinado para la delegación estatal de la Cruz Roja, que invertirá estos recursos para la construcción de albergues para los migrantes que llegan de paso a la Angelópolis.

En la primera parte del programa se interpretaron "Overtura", de Rossini; "Nemico della patria", Giordano; "Quel guardo il cavaliere... So anchi'o la virtu", Donizetti; "È lui, desso... Dio che nell'alma", "Ballet allegro final" y "Son io, mio carlo... Per me giunto"; así como "Quel trouble... Salut, demeure", Gounod; y "Figlia, mio padre... Deh, non parlare", Verdi.

Posteriormente, "Intermedio", Giménez; "Luché la fe por el triunfo", Moreno Torroba; "Carceleras", Chapí; "Amor, vida de mi vida", Moreno Torroba; "Bella enamorada", Soutullo y Vert; "Compréndelo... No cantes más", Caballero.

Le siguieron "Sabor a mí", Carrillo; "Perfidia", Domínguez; "Júrame", Grever; y "Danzón número dos.

En el concierto, Plácido Domingo puso a cantar a un público que se le entregó, lo ovacionó de pie y cantó con él, "Bésame mucho", de Consuelo Velázquez.

En la segunda parte, se presentaron obras como La boda de Luis Alfonso; Luisa Fernanda; Las hijas del Zebedeo; Maravilla; El último romántico; y El dúo de la africana.

Durante la interpretación de "Figlia, mío padre... Deh, non parlare", el tenor bailó con Rebeca Olvera, lo que provocó una carretada de aplausos.

Al dirigirse a los poblanos, el tenor manifestó su agradecimiento y cariño por México, motivo por el cual, explicó, su hijo cantó temas tradicionales de nuestro país: "Sabor a mí" y "Perfidia".

Tras su paso por la angelópolis, el madrileño estará el próximo domingo 14 de mayo en el Teatro Real en Madrid, España; y como parte de sus 50 años de trayectoria, continuará con una por por Europa, donde entre otros sitios estará presente en Suiza, Italia, Dinamarca y Alemania.