19 de marzo de 2013 / 12:42 p.m.

Caracas • El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, dijo ayer que el presidente encargado, Nicolás Maduro, candidato del oficialismo a las elecciones del 14 de abril, es “"pura paja"” y no resolverá ninguno de los problemas del país.

“"Nicolás sabe que él no tiene la posibilidad de sacar este país adelante, nunca ha sido adepto a nada, no va a solucionar ningún problema, es pura paja"”, aseveró Capriles en un tono subido que nunca se atrevió contra el presidente Hugo Chávez, ante estudiantes de la Universidad del estado de Zulia.

Capriles, gobernador del céntrico estado Miranda y candidato de la opositora Mesa de Unidad a la presidencia, añadió que Venezuela tiene un modelo “"inviable"” impuesto por Chávez desde hace 14 años.

“"Este modelo inviable lo hacía viable el liderazgo de una persona que ya no está con nosotros"”, dijo Capriles en alusión a Chávez, que gobernó desde 1999 hasta el pasado 5 de marzo, tras fallecer con 58 años víctima de cáncer.

En tanto, Nicolás Maduro calificó ayer al difunto presidente y su mentor político como el “"Cristo redentor de los pobres"” y se declaró “"apóstol"” de él y de su pensamiento.

“"Si nuestro comandante Chávez ha sido bautizado el Cristo redentor de los pobres de América, nosotros somos sus apóstoles y nos vamos a convertir en los protectores y redentores también de esos pobres"”, dijo Maduro, en un acto con su equipo de campaña transmitido por el canal estatal VTV.

Maduro también afirmó que el 14 de abril será “"domingo de resurrección, domingo de victoria popular, domingo de Cristo redentor de los pobres de América y (...) me van a hacer a mí, Nicolás Maduro, hijo de Chávez, presidente constitucional"”.

En tanto, el gobierno de Estados Unidos negó “categóricamente” ante la prensa en Washington estar involucrado en ninguna maniobra para desestabilizar al gobierno de Venezuela, luego de que Nicolás Maduro denunciara en días pasados un plan para atentar contra el líder opositor de la Mesa de Unidad, Henrique Capriles.

“"Déjenme decirlo de una manera extremadamente clara: Estados Unidos rechazacategóricamente denuncias de que esté implicado en algún plan para desestabilizar al gobierno venezolano o para dañar a alguien en Venezuela"”, dijo a periodistas la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Sin mencionar el desmentido de Washington, Nicolás Maduro reiteró ayer las denuncias, instó al presidente Barack Obama a llevar a cabo una investigación sobre el caso y aseguró que está diciendo la “"verdad absoluta"”.

“"Si él hace una investigación mínima verá que es así, estoy diciendo la verdad absoluta porque tenemos los testimonios e información directa de primera mano”, expresó Maduro a la televisión oficial, pidiendo al mandatario estadunidense que “detenga esa locura”.

AGENCIAS