1 de marzo de 2013 / 09:56 p.m.

Caracas.- El líder opositor venezolano Henrique Capriles acusó hoy al vicepresidente, Nicolás Maduro, de mentir sobre la enfermedad del presidente, Hugo Chávez, y exigió al Gobierno que diga la verdad sobre la salud del mandatario.

"Maduro ha engañado reiteradamente a los seguidores del Presidente y a los venezolanos sobre la real situación del Presidente", indicó Capriles, actual gobernador del estado Miranda (centro), a través de la red social Twitter.

"Maduro ha mentido sobre la salud del Presidente, es mentira que estuvo 5 hrs. reunido con él, en los próximos días el país conocerá la verdad", señaló Capriles, en alusión a las cinco horas que según Maduro estuvo reunido con Chávez y varios miembros del Gabinete hace una semana.

"Vamos a ver cómo le explican al país en los próximos días de todas las mentiras que han dicho sobre la situación del Presidente", agregó el líder opositor, sin dar más detalles.

El vicepresidente realizó hoy un acto con estudiantes en el que exigió el fin "del ataque y los rumores" sobre el presidente Hugo Chávez, de quien dijo que "está batallando por su salud", y pidió "fortaleza revolucionaria" a sus seguidores.

Capriles insistió en sus ataques al vicepresidente venezolano afirmando que "nunca ha sido trabajador, nunca ha trabajado, es un reposero profesional, flojo, vago! Todos los que lo conocen saben que es así".

El presidente venezolano regresó el pasado día 18 a su país tras más de dos meses de ausencia que pasó en Cuba, donde fue intervenido el 11 de diciembre de un cáncer por cuarta vez en año y medio.

Chávez permanece desde que llegó en el Hospital Militar de Caracas y de acuerdo con la última información del Gobierno, difundida la semana pasada, ha experimentado una tendencia "no positiva" de la insuficiencia respiratoria que arrastra desde el postoperatorio.

El presidente venezolano respira a través de una cánula traqueal que le impide el habla. No ha sido oído por los venezolanos desde el 10 de diciembre y no se le ve desde entonces, salvo por unas fotos que difundió el Gobierno poco antes de regresar a Caracas.

EFE