Agencias
11 de marzo de 2013 / 01:31 p.m.

 

El líder opositor de la alianza Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, se medirán en las elecciones del 14 de abril con el candidato del oficialismo y actual presidente encargado, Nicolás Maduro, para decidir quién de los dos terminará en 2019 el mandato del fallecido presidente Hugo Chávez.

Capriles, que representó a la MUD en los comicios que Chávez le ganó el pasado 7 de octubre, aceptó anoche ante la prensa la nueva candidatura de ese abanico opositor de fuerzas de centro, derecha e izquierda, entre acusaciones a Maduro, y aseguró que éste “le mintió” a Venezuela “durante los últimos meses” sobre la gravedad del cáncer que mató al presidente Chávez, en el poder desde hacía 14 años.

Chávez se impuso en octubre con el voto de 8.2 millones de electores (55.07%) sobre Capriles, que sumó 6.6 millones de sufragios (44.31%).

“Quién sabe cuándo murió el presidente Chávez”, se preguntó ayer Capriles, al recordar que hace unos días Nicolás Maduro, hasta el viernes vicepresidente del Ejecutivo, aseguró que había mantenido una reunión de trabajo de más de cinco horas con el agonizante gobernante.

Maduro fue nombrado candidato hace tres meses por Chávez, cuando por primera vez éste vislumbró públicamente su muerte por un cáncer que le fue diagnosticado 20 meses antes, en tanto que Capriles aceptó el reto un día después de ser propuesto por la alianza partidista MUD.

"“Yo no juego con la muerte, yo no juego con el dolor"”, afirmó y remarcó: "“Nicolás, yo no te voy a dejar el camino libre. Compañero, vas a tener que derrotarme por votos y voy a pelear con estas manos por cada voto, cuésteme lo que me cueste"”, exhortó Capriles, actual gobernador del estado de Miranda, que abarca parte de Caracas, en una comparecencia ante la prensa en la que no aceptó preguntas, y adelantó que hoy inscribirá su candidatura en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Dijo que lo hará sin ninguna concentración de seguidores, “en respeto del luto” decretado en el país por el fallecimiento de Chávez.

Dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fundado por Chávez, anunciaron a su vez que Maduro cumplirá el trámite en el CNE, en el centro de Caracas, arropado por “una multitudinaria” manifestación.

El sábado, además de convocar los comicios para el 14 de abril, el CNE fijó un cronograma que prevé una campaña de apenas nueve días, entre el 2 y el 11 de abril, y con el mismo registro electoral de octubre de casi 19 millones de votantes, de los cuales sufragaron 15.1 millones.

Maduro aseguró ayer que irá tras los votos de Chávez, aunque en una reunión del Partido Comunista (PCV), en la cual aceptó su apoyo electoral, que "“todos juntos somos Chávez y por separado no somos nada y podemos perderlo todo”",

"“Yo no estoy en este cargo de presidente encargado ni voy a ser presidente de la República a partir del próximo 15 de abril por vanidad o aspiraciones personales (...) necesito el apoyo del pueblo, de todas las fuerzas revolucionaras"”, insistió.

Tras jurar mantener y profundizar la “Revolución Bolivariana”, como Chávez llamó a su gestión de 14 años, Maduro aceptó críticas al gobierno que en nombre del PCV hizo Oscar Figuera, titular del comité central del partido aliado.

A Capriles, quien dijo ayer que él no iba a juzgar a Chávez porque "“lo bueno hay que agradecerlo, de lo malo se encargará la historia"”, Maduro lo calificó de “personaje triste” y de “fascista” cuyo objetivo “"es provocar al pueblo de Venezuela”" para que se salga del cauce y se vaya por los caminos de la violencia a buscar justicia para su comandante Hugo Chávez”".

Acusó a Capriles de querer manchar el 14 de abril con “violencia, sangre y muerte” la victoria “cantada para el comandante Chávez” y juró en su memoria que la oposición “nunca va a retomar el poder”.

Maduro también dijo que el féretro con el cuerpo de Chávez será llevado al Panteón Nacional, donde está el sarcófago del Libertador Simón Bolívar, cuando así lo apruebe el Parlamento, de mayoría oficialista.