17 de abril de 2013 / 01:47 p.m.

Caracas • La oposición venezolana liderada por el ex candidato electoral, Henrique Capriles, llamó al diálogo al gobierno y retiró el llamado a movilizaciones de sus filas en Caracas, tras las violentas protestas contra la elección del presidente Nicolás Maduro, que dejaron ayer siete muertos y 62 heridos según cifras oficiales.

“"Estamos en la disposición de abrir un diálogo para que esta crisis sea resuelta en las próximas horas"”, dijo Capriles, quien pide un recuento de votos de los comicios que ganó el domingo Maduro, delfín del fallecido presidente Hugo Chávez, por apenas 1.8 puntos porcentuales.

Capriles canceló su llamado a una marcha hoy ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), luego de que Maduro advirtió que no permitirá más manifestaciones opositoras.

“"Ustedes no van a ir al centro de Caracas a llenar de muerte y de sangre"”, advirtió el mandatario electo, quien aún no reaccionó al llamado al diálogo del opositor.

Capriles, quien ante la prensa hizo un recuento de “"incidencias"” en la votación, pidió a sus seguidores “recogerse” para no hacerle el juego al gobierno. Pero el pulso siguió en la noche. Desde las ventanas y balcones de los edificios, opositores sonaban sus cacerolas; mientras que los chavistas lanzaban petardos, a instancias de sus respectivos líderes: Capriles llamó a un “"cacerolazo"” y Maduro a responder con un “"gran cohetazo"”.

Capriles llamó a un “"gran cacelorazo"” el viernes cuando sea juramentado el presidente electo, mientras Maduro llamó para ese día a una gran marcha en las avenidas de Caracas bajo la consigna “"el pueblo a la calle"”.

Ambos se acusan mutuamente del clima de violencia: Maduro responsabilizó a los “"fascistas"” de las muertes ocurridas el lunes y Capriles acusa al gobierno de “"infiltrar"” las marchas para provocar incidentes y “que no hablemos del conteo de votos"”.

Las protestas iniciaron el lunes luego de que el CNE proclamara presidente electo a Maduro con 50.75% de votos contra 48.97% de Capriles, quien exigió el recuento total de los sufragios.

Temprano, en cadena de radio y tv, Maduro defendió las elecciones como “"transparentes, constitucionales, legítimas, verificadas internacionalmente"” y acusó a la oposición de orquestar un “"golpe de Estado"” y dijo que un pequeño grupo de militares es investigado por haber tenido contacto con opositores.

“"Mano dura voy a poner frente al fascismo y la intolerancia. Si me quieren derrocar vengan por mí, con un pueblo y una fuerza armada aquí estoy"”, subrayó Maduro, aludiendo al golpe de Estado, urdido por la oposición, que en 2002 derrocó por unas horas a Chávez, liderado por el líder empresarial Pedro Carmona.

En actitud desafiante, el presidente electo añadió: “"Si seguimos con la violencia lo que podemos es radicalizar esta revolución"”.

“"Esta era una crónica de un golpe de Estado. Hoy declaro que hemos derrotado el golpe de Estado"”, dijo Maduro, y convocó a manifestarse hoy en Caracas.

La casi totalidad de América Latina felicitó ya a Maduro, pero EU dijo que aún no está listo. España y la OEA también apoyan el conteo “"voto por voto"”.

Tensión en las calles

Siguiendo el llamado de sus líderes, simpatizantes del gobierno realizaron ayer marchas en varias ciudades en el segundo día de tensiones tras los comicios del domingo, mientras que opositores bloquearon calles cercanas a la plaza Altamira, bastión opositor en el este de Caracas y otras ciudades del país. Según el gobierno, grupos de presuntos opositores asediaron la casa de la presidenta del Consejo Electoral (CNE), Tibisay Lucena, y médicos cubanos, que laboran en misiones sociales creadas por el ex presidente Chávez, fueron agredidos. Hubo autos quemados y una sede del partido oficialista fue semidestruida. El presidente del parlamento, Diosdado Cabello, advirtió que iniciará una “"averiguación penal"” contra Capriles. “Me encargaré personalmente que pagues por todo el daño que le estás haciendo a nuestra Patria”, escribió en Twitter.

En tanto, Vicente Díaz, único de los cinco rectores del CNE cercano a Capriles, afirmó no tener dudas del resultado emitido por el Consejo, pero señaló que “es importante darle una tranquilidad a aquellas personas” que lo cuestionan. (Agencias/Caracas)

AGENCIAS