17 de mayo de 2013 / 01:32 p.m.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes detuvieron al supuesto jefe de la banda que mantiene secuestrado a Alí Haider Guilani, candidato en las pasadas elecciones e hijo del ex primer ministro Yusuf Razá Guilani, dijo hoy a Efe una fuente oficial.

La fuente no reveló la identidad del detenido, que según el canal de televisión Geo responde al nombre de "Wazir".

La Policía lleva a cabo desde ayer una operación en los alrededores de la ciudad de Nowshera, en el noroeste del país y a un centenar de kilómetros de Islamabad, gracias a la cual ya han sido detenidas siete personas pero no se ha podido hallar a Guilani.

El supuesto jefe de la banda fue arrestado ayer a última hora de la tarde, horas después de que cayeran presos seis de sus presuntos cómplices -dos mujeres y cuatros hombres afganos-, según el responsable policial del distrito de Nowshera, Waqar Ahmed.

Según el canal local Geo, el líder del grupo también es afgano y fue detenido cuando intentaba huir hacia su país natal, cuya frontera está a unos cien kilómetros de Nowshera, pero estos extremos no fueron confirmados a Efe por Ahmed.

El responsable policial precisó que el operativo de búsqueda del candidato se ha ampliado a otras localidades para intentar hallar a Guilani después de que ayer la Policía logró rescatar a una de las tres personas secuestradas junto a él hace una semana.

""Pensamos que Alí Haider está en la zona porque la banda lo debe haber dejado en algún escondite cercano"", dijo afirmó ayer Ahmed tras las primeras detenciones.

La persona liberada formaba parte del equipo de campaña que rodeaba a Alí Haider Guilani cuando hace una semana fue secuestrado al salir de un acto electoral en la ciudad oriental de Multán y en el que también estaba presente su padre, el ex jefe de Gobierno.

El jueves pasado, una quincena de personas llegaron en varios vehículos al lugar donde la formación de Guilani, el Partido Popular (PPP), había organizado un mitin y abrieron fuego, causando la muerte de dos personas y una decena de heridos.

Algunos testigos relataron a medios locales que el hijo del ex primer ministro también recibió un impacto de bala y que sangraba en el momento de ser introducido en el vehículo de sus captores.

Los motivos del secuestro no han sido aclarados, aunque de entrada se apuntó a la posibilidad de que fuera un acto de los talibanes, que han llevado a cabo una campaña de acoso a diversos partidos políticos, entre ellos el PPP.

Sin embargo, el 'modus operandi', poco habitual en los talibanes, llevó a algunos medios y analistas a pensar en un ajuste de cuentas o una venganza contra la familia Guilani, muy influyente en su región natal de Multán.

EFE