MILENIO DIGITAL
20 de agosto de 2015 / 04:42 p.m.

México.- Cara Delevigne es para muchos la heredera del lugar que dejaron Twiggy y Kate Moss, dos de las modelos británicas más icónicas de su era. Sin embargo, ella no piensa lo mismo.

Al cabo de una exitosísima carrera para prestigiosas casas de moda como Burberry, Chanel y Lanvin, Delevigne declaró en una entrevista con The Times que no hará más trabajo en la industria debido a la extrema presión que está pone sobre las mujeres.

La rubia de 23 años afirma que la industria la hizo sentir vacía. “No me hizo crecer como ser humano. Me olvidé de lo joven que era. Me sentía tan vieja…” explicó.

Delevingne aseguró que sus horarios de hasta 53 shows cada semana de la moda, la dejaron exhausta, deprimida y con serios brotes de psoriasis, una enfermedad de la piel que provoca irritación y descamación en distintas zonas. “Me ponían guantes y no querían tocarme porque pensaban que era lepra o algo” dijo.

La modelo, que empezó a recorrer pasarelas a los 10 años, explicó que con el tiempo, desarrolló una imagen corporal negativa. “Constantemente estaba en el límite. También es un problema mental porque si te odias a ti misma, tu cuerpo y la forma en que te ves, sólo se vuelve peor.”

Soy feminista y la industria me enferma. Es horrible y asqueroso. Estamos hablando de niñas. Empiezas cuando eres muy joven y eres objeto de…cosas nada buenas” dijo Cara sobre la tendencia a sexualizar a chicas muy jóvenes.

Por lo pronto Delevingne planea enfocarse en su carrera como actriz. “Creo que el modelaje, el rechazo, todo, me preparó para este momento. Ahora estoy haciendo esto (actuar) y soy la persona más feliz del mundo.”