15 de noviembre de 2013 / 02:45 p.m.

La nueva embajadora de EEUU en Japón, Caroline Kennedy, hija del asesinado presidente John F. Kennedy, llegó hoy a Tokio rodeada de una enorme expectación y aseguró que está orgullosa de continuar con el legado de su padre.

A su llegada al aeropuerto de Narita (este de Tokio), la nueva embajadora fue recibida por una multitud de periodistas y leyó un comunicado en el que dijo que "era un honor para ella poder trabajar para fortalecer los estrechos lazos entre los dos países".

La abogada de 55 años, que compareció junto a su marido, el diseñador Edwin Schlossberg, recordó que su padre quiso ser el primer presidente de EEUU en visitar Japón, por lo que estaba "orgullosa" de continuar con su "legado de servicio público".

Única superviviente de la familia del que fuera presidente estadounidense entre 1961 y 1963, Kennedy será la primera mujer en dirigir la embajada estadounidense en Japón a partir del próximo martes, cuando se espera que presente sus credenciales al emperador Akihito.

A pesar de no contar con experiencia diplomática, Kennedy deberá afrontar desde su nuevo puesto en Japón asuntos como la reubicación de las tropas estadounidenses en el archipiélago, herencia de la Segunda Guerra Mundial, o delicadas negociaciones para la firma de tratados comerciales.

La relación de la nueva embajadora con Japón se limita a la luna de miel que pasó en el país en 1986 con su actual marido, y un viaje cuando tenía 20 años junto a su tío el fallecido senador Edward Kennedy a la bombardeada ciudad de Hiroshima.

Nacida en Nueva York y madre de tres hijos, que se mudarán a Tokio próximamente, Kennedy se ha mantenido distante de la política durante casi toda su carrera, aunque en 2008 tuvo un papel activo en la campaña de Obama, lo mismo que ocurrió en su reelección en 2012.

En 2009 se interesó por el escaño del Senado que dejó vacío Hillary Clinton al convertirse en secretaria de Estado, pero poco más tarde renunció a esa aspiración alegando "razones personales".

Ese mismo año el Vaticano vetó la candidatura de Kennedy para ser embajadora ante la Santa Sede debido, según los medios italianos, a su postura favorable al aborto.

Hasta ahora, además de dedicarse activamente a la promoción de la educación pública en Nueva York, presidía la Fundación de la Biblioteca John F. Kennedy y el Comité Asesor del Instituto de Política en la Universidad de Harvard.

Caroline Kennedy reemplazará en Tokio a John Roos, que se hizo cargo de la legación en 2009 y que fue el primer embajador estadounidense en asistir a una ceremonia en honor de las víctimas de Hiroshima y Nagasaki, ciudades destruidas con bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos en 1945.

EFE