NOTIMEX
7 de septiembre de 2013 / 07:46 p.m.

Ciudad del Vaticano • Católicos de todo el mundo y personas de otras religiones se sumaron hoy a la jornada de ayuno y oración por la paz en Siria, convocada por el Papa Francisco para evitar una guerra en ese país árabe.

Preocupado por el inminente ataque militar que preparan las potencias mundiales ante el presunto uso de armas químicas contra la población civil en Siria, el pontífice reaccionó convocando a rezar por el fin de la violencia en ese país.

El domingo pasado dedicó todo su discurso con motivo del rezo del Angelus al tema de Siria, en el que condenó con dureza el uso de armas químicas, lamentó las masacres de personas inocentes y llamó a todas las partes a buscar de inmediato el camino del diálogo.

Ese mismo día anunció su convocatoria a la jornada de ayuno y oración, cuyo punto central será la vigilia que el Papa Jorge Mario Bergoglio presidirá en la Plaza de San Pedro y en la cual se estima participarán de miles de personas.

Además de pedir oraciones, el Papa también organizó una movilización a gran escala para promover el fin de los enfrentamientos en Medio Oriente, una estrategia diplomática, interreligiosa y multicultural.

Entre otras iniciativas, el líder católico escribió personalmente esta semana una carta al presidente ruso Vladimir Putin, en su calidad de anfitrión de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) que se llevó a cabo el jueves y viernes en San Petersburgo.

En su misiva el pontífice pidió a los mandatarios miembros del G-20 "abandonar toda pretensión de una vana solución militar para Siria".

Ante el llamado del Papa la comunidad católica internacional se movilizó y en casi todos los países del mundo se organizaron diversos actos por la paz: misas, vigilias, peregrinaciones, adoraciones eucarísticas y rezos del rosario.

De la misma manera se activó la red social Twitter, donde fue creado la etiqueta #prayforsiria (reza por Siria), con la cual se transmitirán los mensajes relacionados con la iniciativa.

Incluso el Papa emérito Benedicto XVI se sumará a la jornada convocada por su sucesor Francisco, confirmó su secretario particular Georg Gaenswein.